¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La burbuja inmobiliaria del alquiler turístico repercute en Alicante

El precio del alquiler en la provincia ha aumentado en un 7,7% con respecto al año pasado; en la Comunitat, un 9,4%

Bloque de apartamentos rehabilitados en la calle San Vicente, en pleno centro de Alicante, para su alquiler turístico. /

Lo que se considera ya como la nueva burbuja inmobiliaria, el aumento de los precios de alquiler de pisos -sobre todo por el tirón de una mayor oferta de vivienda turística-, está teniendo también su repercusión tanto en la provincia como en la Comunitat Valenciana.

Según los últimos datos del portal inmobiliario Fotocasa, vivir de alquiler en España es un 10% más caro que hace un año, sobre todo en las grandes ciudades, pero tampoco se libran otras, turísticas, como es el caso de Alicante o Benidorm.

De hecho, el precio del alquiler en Alicante aumentó, con datos de noviembre, en un 7,7% con respecto al año anterior. El aumento en la Comunitat Valenciana es del 9,4%.

Tanto el propio sector como los administradores de fincas constatan ese incremento de precios, algo que achacan a los visos de recuperación de la crisis. Unos y otros, eso sí, creen que hay que trabajar en que este nuevo fenómeno no repercuta en una reducción de calidad.

Para la Asociación de Empresas de Apartamentos Turísticos de la Costa Blanca, APTUR, con más de 3.000 apartamentos y villas, esa burbuja "no se puede atribuir exclusivamente a los alquileres turísticos". El aumento de precios se ha dado en los alquileres fijos por una cuestión de oferta y demanda, apuntan.

El presidente de APTUR, Miguel Ángel Sotillos, confirma una mayor oferta de pisos tanto en el centro de algunas ciudades como en primera línea de playa, sobre todo impulsada por ciertas plataformas que se dedican a esta actividad y a las que acuden muchos particulares, como salida para evitar los problemas derivados de ley de arrendamiento, a veces demasiado "garantista" con los inquilinos, explica.

Recuerda Sotillos que es lícito que los particulares alquilen su vivienda, siempre que se sometan a la normativa de alquiler y a los controles de la administración. El problema, dice, es que más de la mitad de estos no lo cumple. Por eso, desde APTUR agradecen la implicación de la administración para acabar con lo que califican de "lacra".

Un fenómeno que también notan los administradores de fincas. Desde el Colegio Oficial de Alicante, su vicepresidenta, Mari Mar Rodríguez, constata que esa mayor demanda se nota y está repercutiendo en la convivencia de las comunidades de vecinos.

De hecho, la campaña de inspección turística de la Agència Valenciana del Turisme ha permitido que en lo que va de año salgan a la luz 13.613 viviendas turísticas clandestinas, la gran mayoría de ellas en nuestra provincia, con el control de la oferta ilegal y competencia desleal que lleva a cabo Turisme con la participación de la policía autonómica.

El secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, ha insistido en la prioridad que supone "la lucha contra el intrusismo y la oferta no reglada". Hasta la fecha, ya se ha superado el número de altas de viviendas turísticas registradas en la Comunitat Valenciana en todo el año 2016 en casi 2.000 viviendas a falta de un mes para finalizar el año.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?