¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

'Callejeando por Tarancón' con el político Jerónimo Bugeda

Gema Garrido recuerda la figura del que fuera diputado socialista en la Segunda República

Jerónimo Bugeda /

En Hoy por Hoy Tarancón hemos dedicado una nueva entrega de 'Callejeando por Tarancón' a Jerónimo Bugeda gracias a la investigación de Gema Garrido. Esta calle comienza en Avenida Rey Juan Carlos I y termina en el Paseo de la Estación.

BIOGRAFÍA

Jerónimo Bugeda Muñoz nació en Tarancón, el 30 de julio de 1904, en el seno de una familia de clase media de arraigadas creencias católicas.

Tras finalizar el Bachillerato, estudió la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid. Con 19 años obtuvo el título de abogado y en 1924 se doctoró.

En 1928, con 24 años, consiguió por oposición una plaza en el cuerpo de Abogados del Estado. Su primer destino fue Jaen, donde prestó sus servicios dentro de la Delegación de Hacienda hasta 1931.

En el libro “Los diputados por Andalucía de la Segunda República, 1931-1939”, el historiador Leandro Álvarez Rey cuenta que Bugeda fue muy bien recibido por la sociedad jienense de esa época y que, al poco tiempo de llegar a esa provincia, ya intervino como mantenedor de los Juegos Florales.

Jerónimo estaba afiliado al Partido Socialista y, tras la proclamación de la Segunda República, fue incluido en la candidatura de este partido por Jaén de cara a las elecciones a Cortes Constituyentes.

En junio de 1931 fue elegido Diputado a Cortes y obtuvo 83.551 votos, según consta en el archivo de diputados de la página web del Congreso. Juró su cargo el 27 de julio de ese año y causó baja el 9 de octubre de 1933.

 Durante los años que estuvo en Madrid residió en la Calle Génova, 4 y, posteriormente, en la Calle Francisco Giner, 15. En las Constituyentes, Bugeda perteneció como miembro titular a la comisión encargada de redactar el proyecto de Constitución y a las comisiones de Responsabilidades, Hacienda y Presupuestos.

Jerónimo Bugeda fue también autor de varias intervenciones de carácter técnico, directamente relacionadas con su especialidad: avance catastral, Ley de Presupuestos, Ley de Ordenación Bancaria, cuerpo de depositarios municipales, situación legal de los municipios, etc. También defendió en varias ocasiones asuntos relativos a la provincia de Jaén, especialmente sobre la minería y la situación de los trabajadores de este sector. 

Fue hombre de confianza de Indalecio Prieto y miembro destacado del sector centrista del PSOE. Además de diputado, ejerció el cargo de Jefe de los Servicios del Catastro de Rústica y, en 1933, Director General de Propiedades y Contribución Territorial.

Desde 1931 también desempeñó la presidencia del consejo de administración de las minas de Almadén y Arrayanes, donde llevó a cabo una importante labor mejorando los jornales y suprimiendo el sistema de premios. Bajo su mandado se constituyeron los comités mixtos de trabajo y se puso en marcha un Patronato encargado de la construcción de casas para obreros y varias cooperativas.

Jerónimo también desempeñó el cargo de vocal del Patronato de incautación de los bienes de los jesuitas, consejero de la Caja de Previsión Social de Andalucía Oriental, vocal del consorcio del plomo y presidente del mercurio europeo. Por incompatibilidades con su condición de diputado, tuvo que dimitir de su cargo como presidente del consejo de administración del Patronato de la República, un organismo autónomo creado para administrar los bienes que pertenecieron a la corona.

En el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca se conserva una amplia documentación sobre su actividad y su gestión al frente de los organismos de los que hemos hablado.

Tras la disolución de las Constituyentes, en noviembre de 1933, Jerónimo Bugeda volvió a integrar la candidatura socialista por Jaén y resultó elegido de nuevo. El 28 de diciembre de ese año volvió a jurar su cargo como Diputado y se mantuvo en él hasta 7 de enero de 1936, día en que Niceto Alcalá-Zamora, presidente de la República, disolvió las Cortes. 

En esta legislatura, Bugeda fue fiscal de lo Contencioso de los Tribunales de Madrid; a partir de 1935 abogado del Estado en el Tribunal Supremo de Justicia y en 1936 vicepresidente del Tribunal de Garantías Constitucionales. Además, tuvo el cargo de vocal de la Comisión Ejecutiva del PSOE desde junio de 1936 a septiembre de 1938.

Durante la guerra civil fue subsecretario de Hacienda con Juan Negrín. Una anécdota curiosa es que ayudó a salvar la vida a Ramón Serrano Súñer, a quien el comienzo de la Guerra Civil, en julio de 1936, le sorprendió en Madrid y fue encarcelado por las autoridades republicanas.

Mediante una gestión de Bugeda y Negrín, con un certificado de enfermedad que le hizo el doctor Gregorio Marañón, Súñer fue trasladado a un hospital, de donde se evadió el 20 de enero de 1937.

En 1938, Jerónimo Bugeda se exilió con su familia a París y desde allí ejerció como delegado general del Gobierno para Asuntos Financieros en Europa, defendiendo los intereses económicos de la República Española ante los países que formaron parte del Pacto de No Intervención.

Al acabar la Guerra Civil, Bugeda y su familia se trasladaron México, donde él se alineó con el sector negrinista del PSOE.

En 1946 fue expulsado del partido al no incorporarse a la Agrupación Socialista Española de México, creada por mandato de la Comisión Ejecutiva del interior para unificar los distintos grupos socialistas que existían en esos momentos en México.

En 1948 se trasladó a Cuba y estableció un bufete de abogados en el Edificio La Tabacalera de La Habana, donde también trabajó su hijo, Jesús Bugeda Lanzas. Jerónimo fue miembro de la Sociedad Internacional de Derecho, de la Federación Interamericana de Abogados y de la Asociación Internacional de Juristas.

Otros republicanos en el exilio le acusaron de aprovecharse de sus cargos durante la guerra para acumular una importante fortuna e invertirla en Cuba.

En 1954, Bugeda fue miembro de la junta de directores del Banco de la Construcción y, pocos años después, director y accionista de la firma de prospección Petróleos Aurrerá, así como uno de los principales accionistas de Fomento de Obras y Construcciones S.A., propietaria del edificio FOCSA, el más alto de Cuba en la época.

En 1959 apoyó al gobierno revolucionario de Fidel Castro pero, a principios de la década de los sesenta se trasladó de nuevo a México.

Falleció en México DF el 3 de septiembre de 1971.

Gema Garrido

HOMENAJES Y RECONOCIMIENTOS

En 2002, el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Sevilla, Leandro Álvarez Rey, incluyó una biografía completa, fotografías e incluso la actividad parlamentaria detallada de Jerónimo Bugeda en su libro: “Los diputados por Andalucía de la Segunda República. 1931-1939”

En el 37º Congreso Federal del PSOE, que se celebró en julio de 2008, adoptaron una resolución por la que reincorporaron a la militancia socialista, a título póstumo, a tres docenas de viejos socialistas (entre los cuales el presidente y secretario del partido, ministros y diputados, cargos sindicales y orgánicos) que habían sido expulsados mediante una nota publicada en El Socialista el 23 de abril de 1946, poco antes de la celebración de un congreso en el exilio.

Además de a Juan Negrín afectó a Jerónimo Bujeda; Julio Álvarez del Vayo; Ramón Lamoneda; Ramón González Peña; Juan Simeón Vidarte; Matilde de la Torre; Gabriel Morón; Amaro del Rosal; Ángel Galarza y Max Aub, entre otros.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?