¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Opinión

Efemérides y derechos históricos

La opinión de Pablo Quesada

Hay quien mira a la historia con la única intención de aprender de ella y tener un mayor conocimiento de quiénes somos y por qué vivimos como lo hacemos. A esto ayudan las efemérides, como la de ayer, 6 de diciembre, en la que recordábamos que hace ya 39 años, la inmensa mayoría de españoles aprobó en referéndum la Constitución hoy vigente. Pese a sus deficiencias, que las tiene, no se puede negar que este ha sido el periodo de la historia de España en el que por más tiempo consecutivo se ha podido disfrutar de un estado de Derecho, en paz, democrático, solidario y abierto a Europa y al mundo. Una Constitución, que no podemos olvidar se aprobó de forma mayoritaria en todos y cada uno de los rincones de España: Guipúzcoa, que fue la provincia con menos apoyos, alcanzó un 64,6% de votos a favor; en Jaén se llegó al 89,5%; y todas y cada una de las cuatro provincias catalanas superaron el 90% de votos favorables.

 

Hace tres días, el 4 de diciembre, también recordábamos a los millones de andaluces que en 1977 salieron a las calles a reclamar un Estatuto de Autonomía. En pleno debate constituyente, los andaluces reclamaron masivamente que no se conformarían con menos derechos que cualquier otro vecino de España. Oportuna manifestación porque se estaba gestando el Estado de las Autonomías y con él, la pretensión de algunos de que ciertos hechos diferenciales y supuestos derechos históricos les reporten privilegios sobre el resto de españoles. ¡Qué cosas! Cuarenta años después y seguimos con los mismos debates.

 

¿Por qué? Porque hay otros que miran a la historia no para aprender sino de forma espuria para obtener algún beneficio. Así, hay que entender las voces de quienes en vez de suprimir el anacronismo del concierto fiscal vasco y navarro, hablan de extenderlos. Privilegios fiscales. ¿Históricos? Sí; igual que el feudalismo, las ordalías o el derecho de pernada. Como si en pleno siglo XXI la historia tuviera que justificar menos impuestos para un vecino de Portugalete (Vizcaya), que ni siquiera existía como núcleo poblado cuando Andújar ya contaba con un fuero que nos eximía de pagar impuestos “al Rey ni a señor ni a otro ninguno” (Título 366 del Fuero de Andújar). O como si tuviéramos que aceptar que un vecino de Vitoria –fundada por Navarra en el siglo XII- o uno de Bilbao -que nació del impulso fundacional castellano del siglo XIV- tuvieran más historia, y con ello más derechos, que uno de la íbera Obulco, hoy Porcuna, que ya había obtenido casi 1.500 años antes, en tiempos de Julio César, el título de Victoriosa y Noble Ciudad.

¿Historia? Sí, para estudiarla y aprender de ella. ¿Derechos históricos? No, gracias. Libertad, igualdad, solidaridad y ciudadanía responsable.

Y hablando de efemérides, mañana se celebra la festividad de la Inmaculada Concepción. Visto lo visto, más vale que nos ampare y nos ayude a que Dios nos coja confesados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?