Contenido patrocinado

"A los 50 años puedes tener una figura de 20"

La abdominoplastia ayuda a las personas con sobrepeso y a las mujeres que han dado a luz a deshacerse del exceso de piel y recuperar el tono muscular

La ciencia y la medicina hacen posible hoy en día recobrar la figura mediante técnicas muy poco invasivas. "A los 50 años puedes tener una figura de 20", explica el doctor Pedro Cormenzana, cirujano plástico estético de Policlínica Gipuzkoa.

Antes y después de una abdominoplastia / Pedro Cormenzana

El abdomen es una de las zonas de nuestro cuerpo que más acusan el sobrepeso y los embarazos en el caso de las mujeres. Es la región anatómica que más se deteriora y que más grasa de reserva acumula. Cuando, tras un embarazo, se deterioran la piel y la musculatura, se pueden reparar esas estructuras mediante la cirugía.

Según el doctor Cormenzana, además de por los embarazos, puede aparecer flacidez de piel como consecuencia de la pérdida de peso en las personas con sobrepeso u obesidad. "La abdominoplastia está indicada para resolver en un solo tiempo esa flacidez o exceso de piel en el abdomen y en la región de las caderas y los flancos. Al mismo tiempo, corrige la laxitud de la musculatura en el caso de mujeres tras el embarazo en aquellos casos en los que la faja abdominal esté cedida o se haya abierto". En los varones generalmnete no existe una alteración de musculatura salvo en los casos de obesidad.

Esta intervención no está indicada, según el doctor Cormenzana, para personas con sobrepeso superior a los 4 o 5 kilos. "Generalmente se efectúa una liposucción complementaria en el mismo acto quirúrgico para realizar una pequeña remodelación de caderas o extraer un pequeño exceso localizado de grasa". Por eso, es recomendable que el paciente pierda primero peso mediante dieta y ejercicio físico, porque "la grasa puede ser un obstáculo para retirar la piel". Los abdómenes donde solamente existe acumulación de grasa sin flaccidez se tratan solo con liposucción.

La intervención

La operación se realiza en la parte anterior del tronco pero, a menudo, según el doctor Pedro Cormenzana, "se hace una cirugía circunferencial extendida hacia las caderas o incluso se trata toda la circunferencia del tronco cuando la flacidez es importante, no solo en la región anterior sino también en la zona lateral de caderas y en la parte posterior".

Una de las cuestiones que más preocupan a los pacientes, además del resultado final, es la cicatriz. Ésta "se coloca en la línea del bikini o del bañador en el límite superior del pubis. De hecho, con el paso del tiempo, tiende a difuminarse o incluso a desaparecer".

El doctor Cormenzana apunta que lo importante para someterse a una intervención de estas características es que el paciente cuente con un óptimo estado de salud, independientemente de su edad. Asimismo, insiste en la importancia de llevar una vida saludable y de realizar ejercicio físico tanto antes como después de la operación. "Las personas que tienen un tono muscular adecuado son más resistentes. Las mujeres deportistas evolucionan mejor en los embarazos y sus músculos aguantan más.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?