"Mi madre me dijo: ahí fuera te está esperando el hombre del gorro"

Pepe El Caja recuerda, bajo la estatua de Moret, cuando Paco Alba fue a ficharle para 'Los senadores romanos'

José Pérez Toledo, Pepe El Caja, tiene un historial en el carnaval digno de envidia: Antonio Martín, Pedro Romero, Joaquín Quiñones, Antonio Bustos... Pero su mejor experiencia carnavalesca, según recuerda, fue 1968, el año que salió con Paco Alba. "Yo trabajaba por la noche y dormía hasta tarde. Mi madre vino a despertarme y me dijo: ahí fuera te está esperando el hombre del gorrito". Era Paco Alba y quería ficharle como caja de 'Los senadores romanos'.

Pepe El Caja recuerda con emoción aquel año intenso de carnaval. Otro primer premio. Letras inolvidables. Y, sobre todo, la presencia de Paco Alba. "Te imponía, cuando se ponía enfrente de todos, cuando interpretaba todos los instrumentos, cuando hacía la mímica..." Su experiencia sólo duró un año. Entonces el grupo primigenio de Paco Alba había estado de gira con Los Beduinos, pero ya muchos habían vuelto y Pepe El Caja sintió que ya no tenía su sitio en la comparsa. "Paco me dijo de quedarme, pero preferí irma", cuenta.

José Pérez Toledo narra todo eso a los pies de la estatua de Moret, junto con sus amigos de Los Pabellones. Historia viva del Carnaval de Cádiz. Pepe Martínez, Pepe Gómez y su hijo Roberto, Germán Rendón, Miguel Clares... También Vicente Lázaro 'Lali', quien coge la guitarra para que ambas voces recuerdan el pasodoble de 'Los de fin de curso', la chirigota que Paco Alba sacó en 1956.

LOS DE FIN DE CURSO (Paco Alba. 1956)

Hoy los que tienen carrera

ninguno se enriquece con su profesión

y un ciudadano cualquiera

vendiendo seis chatarras

gana un fortunón.

¿De qué sirven los estudios

si luego no compensan

su capacidad,

si para ganar dinero

hay que ser torero

o dando patás?

Dice un refrán castellano:

el que sea tonto que estudie,

dice un refrán castellano,

y hoy somos precisamente

más tontos los que estudiamos.

No puede compararse

nunca un doctor

con el que sólo hace

darle al balón,

ni tampoco a un torero

que quita vías

con el que descubrió la

penicilina.

El que cría la fama

gana el parné,

y el que escarda la lana

ni pa comer.

Eso le ocurrió a Falla

y a otros autores,

que cuando mueren

son los honores.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?