¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los errores de “El Chicle” aceleraron su detención

Una sucesión de errores desencadenaron la detención de Enrique Abuín como presunto autor del secuestro y muerte de Diana Quer

La Guardia Civil tenía la certeza desde noviembre de que El Chicle fue quien se la llevó, pero faltaba por concretar si solo o acompañado, y faltaba además localizar el cadáver. Este fue recuperado del fondo de un pozo en Rianxo porque efectivamente la prueba de ADN confirmó que se trata de la joven madrileña desparecida en 2016 en el Barbanza, donde pasaba las vacaciones de verano.

Todo se aceleró porque volvió a delinquir y se precipitó cuando con un hombro lesionado, del que se había operado recientemente, intentó secuestrar hace unos días a una joven en Boiro. Ya casi la tenía dentro del coche pero se le resistió y él no pudo cerrar tan pronto como quisiera la puerta del maletero, precisamente porque le dolía el hombro. Fueron unos segundos decisivos para que la chica siguiera pidiendo auxilio y ante la proximidad de algunas personas, El Chicle huyó y eso la salvó.

El apoyo que siempre le mostraron su mujer y entorno impedían cerrar el círculo de una investigación que para la Guardia Civil estaba más que clara. Y tras su detención el viernes y la de su mujer inicialmente, fue ésta la que se desdijo y señaló que aquel 22 de agosto no estuvo con ella.

Cuando él se enteró de que ya no había marcha atrás, terminó confesando que el cuerpo de Diana estaba en el fondo de un pozo de unos 8 metros de altura y bajo el agua. No fue fácil recuperarlo porque hubo que retirar una pesada losa para acceder a una arqueta de 40 por 40. Se encontraron un cuerpo atado y con bloques de hormigón a su alrededor para evitar que flotase. Estaba bastante bien conservado al ser al agua potable, no haber corrientes en el pozo y con una temperatura baja y estable, como señaló la Guardia Civil. En la ciénaga también había un bolso y una brida plástica.

Sobre cómo se produjo su muerte no se ofreció más información. Su abogado adelantó que basará la defensa en lo que le dijo “el chicle”, que la atropelló accidentalmente, se puso nervioso y decidió deshacerse del cuerpo.

A raíz de este caso, la Guardia Civil revisará otras investigaciones por hechos similares aún sin resolver.

Una investigación bloqueada es la desaparición hace siete años de la pontevedresa Sonia Iglesias, aunque dice su hermana Mary Carmen que en este caso la familia sabe muy bien quien es el culpable. Y no es El Chicle.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?