¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EUROPA LEAGUEAtlético-Lokomotiv de Moscú y Olympique de Marsella-Athletic, en octavos

Contenido patrocinado
SALUD

Pierde los kilos de la Navidad de forma sana

La clave es gastar más de lo que ingerimos

Las Navidades ya son pasado, pero han dejado buena huella en nuestros cuerpos. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, en esas dos semanas de fiesta solemos ganar de media entre dos y cuatro kilos. Los hombres pueden engordar hasta cinco kilos; las mujeres, un poco menos, unos dos kilos de media.

Las causas de tan importante aumento de peso, en apenas cinco días de comidas extraordinarias, son “claras” para el doctor Jose Antonio Piniés, especialista en Endocrinología de IMQ. “Tenemos más compromisos; los alimentos navideños son ricos en calorías (100 gramos de turrón tienen entre 500 y 600 calorías); y, por último, está el alcohol”, explica.

IMQ

La pregunta que todos nos hacemos y que, en estas fechas, le plantean sus pacientes es ¿cómo eliminamos, a partir de ahora, los kilos consecuencia de esa “sobrecarga energética”? Hay veces que basta con volver a la vida normal con una alimentación equilibrada y ordenada. Pero son las menos. Los hombres, por ejemplo, cuenta Piniés, tienen, en general, más facilidad de perder esos kilos de más. “Tienen más gasto calórico por su metabolismo basal y supone una ventaja porque gastan más que las mujeres”, argumenta.

Consejos para volver a tu talla

Por lo tanto, la primera de las claves para volver al peso que teníamos antes de las fiestas navideñas es incrementar nuestro gasto calórico. La segunda clave sería consumir comida de calidad, variada y equilibrada; y medida. "La clave es la cantidad de calorías que ingerimos", insiste el endocrinólogo.

“Tomamos pocas frutas y verduras, especialmente en niños, tenemos que recuperar esa manera de comer de todo, la comida tradicional y mediterránea”, aconseja, pese a ser consciente de que es una opción más laboriosa que “la facilidad de la comida rápida”.

Un consejo importante que da Piniés para las primeras semanas es “comer un poquito menos de lo que se necesita para vivir”.

Pese a todo lo anterior, los expertos advierten de que sólo cambiando nuestros hábitos alimenticios no eliminaremos los kilos sobrantes. “No conseguiremos nada si no nos movemos”, dice tajante Piniés. Una sencilla resta es la clave: tener más gasto energético que ingreso. “Durante una temporada hacer balances energéticos negativos para compensar esos balances positivos que hemos hecho los días anteriores”.

El endocrinólogo de IMQ recuerda que los seres humanos estamos diseñados para hacer cuarenta kilómetros al día con nuestras piernas, aunque hoy en día se nos haya olvidado y estemos todo el día sentados. Partiendo de esa realidad, Piniés propone hacer un hueco diario al ejercicio físico, “aunque sea para andar, que, además, es lo ideal para que se inicien personas con un alto grado de obesidad”. “Lo ideal sería una hora al día, pero puede ser bicicleta, nadar, hacer pádel al que le guste, o cualquier deporte. Los aeróbicos suelen ser los más recomendables (andar, bici, nadar...) y, si estamos en buena forma física, podemos salir a correr un poquito. La práctica del deporte no sólo influirá en nuestra imagen sino que “ayuda a manejar el estrés, a dormir mejor y, sobre todo: vamos a vivir mejor, porque el exceso de peso quita cantidad y calidad de vida”.

Desde la experiencia de su consulta, Piniés asegura que no hay una receta general, sino que “intentamos hacer trajes a medida” de cada paciente. La estrategia primera es cambiar de hábitos de vida, convencer a la persona para que adopte otra manera de comer, de forma natural y compatible con su vida social. Piniés suele hablar con los pacientes para conocer sus hábitos alimentarios y corregir los defectos que detecte.

Y lo fundamental, en palabras de José Antonio Piniés, “para quitarnos esos kilitos de más hay que quererlo y estar muy motivado”

peligros y falsos mitos

Cadena SER

  • · Está demostrado que los tratamientos y dietas muy agresivas tienen posteriormente “un rebote técnico”: se recupera el peso adquirido y más. Además de ser una amenaza para la salud. Estamos haciendo trampas al metabolismo, y lo podemos pagar muy caro.

  • · “Hacer dieta es decir adiós a la vida social”. No es cierto. La clave es ir con las ideas claras: no sentarse en una cena de amigos como un elefante en una cacharrería; se puede pasar un día un poquito. Muy importante controlar la bebida.

  • · “Beber dos litros de agua al día, adelgaza”. Falso. El agua no tiene calorías, pero no va a hacerte adelgazar su sigues comiendo más de lo que necesitas. Dicho esto, los alimentos líquidos, de “baja densidad energética”, como sopas o cremas, nos ayudan a saciarnos sin muchas calorías.

  • · “Si comemos alimentos light, podemos comer más cantidad”. Cuidado con los alimentos light, que se fabrican muchas veces con edulcorantes no calóricos que afectan a la flora intestinal y modifican las bacterías del intestino, incluso con riesgo de diabetes. Cuando, además, engañamos al cerebro haciéndole creer que consumimos calorías y no lo hacemos, el cerebro se venga y pide más”
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?