Denuncian el posible maltrato a una anciana en la residencia de Ciempozuelos

Azucena, hija de Martina (82 años): "Ló único que pedimos es que si mi madre tiene que morir que lo haga dignamente y no por abandono"

Martina tiene 82 años y desde hace cuatro vive en la Residencia de Las Vegas, en Ciempozuelos. Un centro público, pero que gestiona la empresa privada Albertia, el mismo grupo que administra la residencia de Moscatelares y que ya disparó las alarmas hace meses.

Azucena y Ana, las dos hijas de la anciana, iniciaron en febrero de 2016 una larga odisea, cuando Martina sufrió un derrame cerebral estando ya en la residencia (por una presunta mala administración del Sintrom). Desde entonces, y tres denuncias de por medio, no han dejado de criticar el trato que recibe su madre, tanto en el cuidado como en la alimentación.

"Por la tarde, para setenta y tantos residentes, hay solo cuatro auxiliares. Mi madre es totalmente dependiente. La acuesta solo una persona desde el sillón, no puede una persona sola", dice Azucena para explicar los moratones que presenta Martina.

Hartas de la situación, deciden poner una denuncia ante el juzgado de Valdemoro en octubre del pasado año, alejando la falta de personal. Según su testimonio, el centro hace caso omiso. Dos meses después, en diciembre, interponen una segunda denuncia, en la que alegan que Martina tiene un fuerte golpe en el ojo, para el que ni los médicos ni el director tienen respuesta.

Y hace tan solo unos días, a finales de año, la anciana es ingresada de nuevo. El informe médico, al que ha tenido acceso La SER, revela que padece "deshidratación y desnutrición".

Ante la inacción del centro, deciden finalmente poner una tercera denuncia ante la Guardia Civil, aportando varias fotografías en las que pueden verse numerosos golpes por todo su cuerpo (según el testimonio de las denunciantes, por la propia manipulación del personal).

La Comunidad niega deficiencias en la atención

La Consejería de Políticas Sociales defiende que durante el año pasado se realizaron dos inspecciones a la residencia "sin que constasen deficiencias relacionadas con la asistencia y cuidados a las personas mayores, ni tampoco en las condiciones de limpieza e higiene y calidad de la comida".

Sobre la falta de personal a la que aluden los familiares, dicen cumplir con las exigencias del Pliego de Prescripciones técnicas que rige el contrato suscrito con la Comunidad de Madrid. Y sobre los procesos de desnutrición que constan en los informes médicos, aseguran que las propias patologías de la paciente le llevan a "comer poco".

Desde Podemos, que accedió al caso a raíz de una advertencia del Ayuntamiento de Ciempozuelos, insisten en la necesidad de que el Gobierno de Cifuentes investigue este y otros posibles casos. Tanto PSOE como Ciudadanos están a la espera de recabar más datos para emitir las primeras valoraciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?