¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Manual para eliminar al Barcelona

El Celta ya eliminó a los culés en 1977 ganando 1-2 en el Camp Nou

La prensa cargó duramente contra el Barcelona por su eliminación /

Hortas, Santomé I, Santomé 2, Gómez, Navarro, Igartua; Soneira, Sanromán, Doblas, Poli y Martínez. Los once valientes que salieron al Camp Nou, en teoría, a intentar hacer frente a un Barcelona superior, favorito y que tenía bastante cara de trámite. Pero los héroes del Camp Nou fueron capaces de dar la sorpresa y de escribir una histórica página para el Celta. Aquel 12 de mayo de 1977 tenía todos los ingredientes para una goleada del Barcelona. Pero aquellos suplentes a los que Carmelo Cedrún les había dado la titularidad tenían una sorpresa guardada a todo el celtismo. Las paradas de Hortas , en una escandalosa actuación, desesperaron a los atacantes del Barcelona. La alineación casi con 5 delanteros que Cedrún dispuso en el césped del Camp Nou eran una invitación a ese dicho tan taurino de “o puerta grande o enfermería”. Y salió bien; hubo puerta grande para los jugadores del Celta que llegaban como invitados al banquete y fueron protagonistas. No fueron a defender el 1-1 de la ida, se fueron a por el Barcelona. Por cierto, el 1-1 de la ida es el mismo resultado que el Celta consiguió 40 años después en el primero de los partidos de la actual eliminatoria.

Enfrente estaba el Barcelona de Michels sin Cruyff ni Neskeens en el campo pero con Artola, Ramos, Migueli, Olmo, De la Cruz; Carreño, Heredia, Sánchez, Batalla, Asensi y Clarés. Todo el mundo en el Camp Nou pensaba en la victoria y no en titulares como el que reflejaron los periódicos de Barcelona al día siguiente. Fue una gran hazaña la del Celta, fue algo muy grande porque además salieron a por todas y lograron sorprender al Barcelona. A los 2 minutos el zamorano Poli ya había batido a Artola y enmudeció a la afición blaugurana. Lejos de achicarse, las paradas de un Hortas impecable y la capacidad de sufrir del Celta le permitieron aguantar la portería a cero e incluso que Soneira pusiese el 0-2 antes del descanso. Solamente a diez minutos del final el Barcelona pudo acortar distancias. Un gol fantasma que con el VAR seguramente no hubiese subido al marcador. Pero aquellos once valientes, aquel Plan B del Celta, cuajó una hazaña que merece ser recordada.

Después de nadar y nadar tanto, el Celta se quedó en la orilla. Caía en cuartos de final contra el Espanyol de Barcelona. Ahí acabó el sueño del Celta, pero la pesadilla la tuvo el Barcelona con Hortas, Santomé I, Santomé II, Gómez, Navaro, Igartua; Soneira, Sanromán, Doblas, Poli y Martínez.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?