Temporal nieve

Los conductores de autobuses urbanos hartos de las críticas de los usuarios

El comité de empresa de Urbanos de Segovia pide que las quejas de los usuarios sean dirigidas hacia la concesionaria o al Ayuntamiento

Los conductores afirman no ser los culpables de los retrasos en el servicio urbano /

El comité de empresa de la empresa concesionaria del transporte urbano de Segovia muestra en un escrito su rechazo a las críticas de usuarios vertidas en distintos medios de comunicación en relación al servicio prestado el lunes tarde e incluso en contra de los propios conductores.

Desde este comité, presidido por Juan Antonio Arlandis Gila, quieren manifestar su malestar por dichas acusaciones. Y quieren dejar claro en primer lugar que las averías generadas durante el servicio son avisadas “in situ” por los conductores que en ese momento prestan el servicio, continuando con él servicio si es preciso, hasta que proceden a la sustitución de autobús o reparación del mismo.

En segundo lugar afirman que los conductores están para sacar el servicio adelante, en la medida de sus posibilidades, no para poner impedimentos para que los usuarios no lleguen a sus destinos.

En tercer lugar, los conductores son muy conscientes de las condiciones en las que se trabaja, gracias a eso y a su profesionalidad sacan los servicios adelante, ya que dada la situación actual de los autobuses no deberían de salir a circular más de la mitad de la flota. Recuerda este comité que el nuevo pliego lleva un retraso que se acerca a los dos años.

En cuarto lugar, los conductores se rigen por una hoja de ruta en la que tienen que seguir un horario (en ocasiones con horarios muy justos a la ruta que se realiza), llegando y saliendo de las cabeceras a la hora que marca dicha hoja; si en este caso de las líneas 11 y 12, el tren es el que se retrasa ellos no tienen culpa de ello y la queja o reclamación deberá de ir hacia Renfe o Adyf y no en contra de los trabajadores de este servicio público, que sí cumple su horario.

Además prosigue el escrito, y al contrario que los trenes, los autobuses no son los únicos usuarios de la vía, por lo que deben respetar la preferencia de paso de vehículos y peatones, lo que inevitablemente causa retrasos.

En quinto lugar, los conductores empiezan a estar ya cansados de que se diga que tienen un mal trato hacia los usuarios. Los conductores son conscientes de que hacen un servicio de cara al público pero también son conscientes de que tiene que existir reciprocidad por parte del usuario y que el trato del usuario al conductor es pésimo e incluso nulo tratándoles como una parte inmóvil del autobús.

 Debido a todo lo expuesto los trabajadores piden a los usuarios que realmente carguen responsabilidades contra los responsables del servicio, la empresa concesionaria o el propio Ayuntamiento, que no pone las medidas necesarias ante las situaciones vividas en estos dos últimos años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?