¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Ertzaintza llevó a cabo 347 actuaciones de montaña en 2017

La policía autonómica practicó el año pasado 244 rescates y 103 búsquedas, pero solo uno de los rescates fue facturado en base a la ley de tasas

El año pasado la Ertzaintza llevó a cabo 347 actuaciones de montaña en Euskadi sumando los rescates y las búsquedas, una cifra ligeramente inferior a la de 2016 en la que, como años anteriores, el número de rescates dobló al de búsquedas. 2017 también supuso un descenso en el número de rescates facturados, de cuatro rescates cobrados en 2016 se ha pasado a tan solo uno en 2017.

Año sin setas, menos rescates

El recién despedido 2017 la Ertzaintza llevó a cabo en Euskadi 103 búsquedas y 244 rescates, dos de ellos en cuevas. En total, 347 actuaciones de montaña frente a las 362 de 2016 o las 380 de 2015, lo que refleja un ligero descenso.

Las causas de este descenso pueden ser muchas, aunque el responsable de riesgos y emergencias del departamento de seguridad, Gaizka Etxabe, destaca una tan curiosa como la falta de setas. Y es que Etxabe señala que las intervenciones con seteros como protagonistas son muy habituales y que, al haber sido el pasado año muy malo para las setas, no ha habido tantos aficionados buscándolas en el monte.

El macizo del Gorbea sigue siendo el área que genera un mayor número de actuaciones, seguido de Aizkorri, Anboto, Aralar y Pagasarri. De hecho, estas cinco áreas montañosas son el escenario del 34% de los rescates y del 29% de las búsquedas.

El mayor número de intervenciones se producen entre los meses de junio a octubre y, así como la edad de los rescatados es muy variada y se sitúa entre los 20 y los 59 años, en las búsquedas el grupo más significativo es el de mayores de 65 años. Las caídas son la principal causa de rescates mientras que las desorientaciones acarrean el mayor número de búsquedas.

El departamento solo ha facturado un rescate en 2017

El pasado 2017 solo se facturó un rescate, en concreto 1.205 euros por el rescate de un motorista de trial en Okendo el pasado 8 de abril. El año anterior, 2016, se cobraron en cambio cuatro intervenciones, dos relacionados con el parapente, otra con la escalada y otra más de motocross. En total se cobraron 7.141 euros en 2016.

Gaizka Etxabe recuerda que solo se cobra el rescate de aquellos que acuden al monte con avisos meteorológicos naranjas o rojos por imprudencia, si el rescate se realiza en zonas prohibidas o de acceso restringido, por simulación de existencia de riesgo o peligro o por solicitar el servicio sin que existan motivos objetivamente justificados.

Además también están sujetos a la tasa los practicantes de deportes de riesgo catalogados como tales por el Gobierno vasco, aunque la mayoría de estos deportistas están asegurados porque cada vez hay más concienciación.

Los 1.205 euros cobrados en 2017 o los 7.141 euros de 2016 están muy lejos del coste que el departamento ha tenido que asumir en los rescates, solo en 2016 dedicó más de 11 millones de euros , y es que no hay que olvidar que, según la Ley de tasas, el coste de un profesional movilizado para un rescate son 39,16 euros la hora, 41,33 euros cuesta un vehículo y 2.276,76 euros cada hora de helicóptero.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?