A Vargas se le agota la paciencia

El técnico del Xerez CD, que ha puesto su cargo a disposición del club, reconoce que la situación es "casi insostenible", lamenta que Narváez pueda salir y recuerda que ante el Gerena tiene sólo a doce futbolistas del primer equipo.

Vicente Vargas durante un partido en Torrecera /

Más que incierto se presenta el futuro en el Xerez CD. La situación empieza a ser límite. Aún no se han podido desbloquear los derechos federativos, no hay dinero, sin campos de entrenamiento y con una plantilla corta y que no cobra, la paciencia al entrenador y máximo responsable deportivo del club, se agota.

Y es que para el partido del domingo ante el Gerena sólo dispone de doce futbolistas de la primera plantilla. Carrión y Gonzalo son bajas, no está recuperado Alberto, es duda José Vega y para colmo, David Narváez no ha entrenado esta semana porque ha pedido al club la carta de libertad para fichar por Los Barrios. El media punta xerecista, que cumple su segunda temporada en la entidad, tiene la intención de marcharse.

Por eso a Vargas no le asusta el partido del domingo, sino la situación que atraviesa el equipo, “no tenemos campo, los jugadores no están cobrando, todos los días son un problema y no tenemos solución prevista. La situación es casi insostenible, llevamos seis meses sin campos para entrenar con garantía. Los jugadores están marchándose, estamos bloqueados y no podemos fichar. La realidad es que el Xerez está en un gran problema, si los que mandan no lo ven pues apaga y vámonos. Si alguien pretende que lleguemos a mayo con la categoría salvada les digo que no va a ser así, al menos en esta situación. Si esto sigue así, no llegamos a mayo”.

Sobre David Narváez, asegura que “no ha entrenado esta semana por los problemas que tiene con el club. Es un hombre muy importante para el equipo. Ha vuelto a renacer aquí. Lo recuperamos de Gibraltar y en la actualidad tiene muchas novias. El Xerez CD tiene que hacer todo lo posible para que se quede”.

Cuestionado sobre el motivo por el cual seguía en el club, Vargas afirmaba que se quedaba por el compromiso que tiene con el club y sus jugadores. “Sin ir más lejos, esta semana puse mi cargo a disposición de la directiva. No voy a ir contra ellos porque son la base que ha hecho que este club renazca otra vez y suba dos categorías. Sería de cobarde dejarlos tirados ahora, pero si viene gente con dinero y no quieren que esté aquí me voy para mi casa; no tengo afán de agarrarme a ningún puesto, cuando salga de aquí lo haré completamente. La realidad es que sigo aquí por el compromiso con la gente que lleva este equipo y con mis jugadores, hay catorce o quince de ellos con los que llevo tres años, y me dicen que no les deje tirados. Estos chavales merecen un premio”.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?