¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Oportunidad perdida

El Eibar vuelve a caer en Ipurua contra el Atlético (0-1) después de una primera parte mala, pero tras el descanso deja escapar la posibilidad de lograr un empate que mereció en la recta final

Kike García se lamenta tras fallar una ocasión clara para empatar contra el Atlético / ()

La Sociedad Deportiva Eibar dejó escapar una buena oportunidad de cambiar la historia y lograr su primera victoria en Primera contra el Atlético. El equipo armero volvió a perder contra los colchoneros, 0-1 con gol de Kevin Gameiro a la media hora de juego. Era la consecuencia de una primera parte deficiente por parte de los de Mendilibar, algo que les penalizó hasta el punto de que les hizo perder el encuentro.

Los eibarreses se equivocaron en el arranque, saliendo con demasiado respeto al Atlético, y estando demasiado lejos de lo que habitualmente suelen hacer, esas señas de identidad que les ha llevado a sumar una racha de siete jornadas seguidas sin perder. Esa mejor dinámica de su historia en Primera llegó hasta la visita del Atlético. Ese excesivo respeto al rival hizo que salieran timoratos, sin la valentía y el descaro que les pide Mendilibar. El conjunto de Simeone olió la sangre, y desde el principio dominó el partido, con acercamientos con relativo peligro, hasta que llegó el gol de Gameiro, que resumía los errores del Eibar en esa primera parte. Demasiado toque de balón en la medular, pelota perdida en línea de tres cuartos, contra rápida del Atletico, el Eibar estaba demasiado adelantado en defensa, y Griezmann sirve sin problemas para que Gameiro marcara el gol que a la postre sería el de la victoria.

Tocaba remar. Pero eso no llegó hasta el descanso. En la segunda parte el escenario cambió. Los armeros apretaron más, y el Atlético se echó para atrás de forma descarada para defender con orden y concierto su tesoro. El Eibar lo intentaba, una y otra vez. tenía el dominio y el control del juego. Pero o se equivocaba en el último pase, o chocaba con la muralla colchonera. Hasta el último cuerto de hora. Ahí tocó arrebato, y el Eibar disfrutó de hasta cuatro ocasiones clarísimas para lograr el empate- Un remate de Paulo Oliviera a las manos de Oblak, un remate de Kike García de cabeza que se fue desviado, un disparo desde la frontal de inui que necesitó de otro paradón de Oblak, y otro remate de Enrich en boca de gol que también detuvo Oblak. Sin contar que Mateu Lahoz dejó sin pitar una mano clara dentro del área del Atlético. Pues eso. Una oportunidad perdida para el Eibar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?