34-27. El Puchi gana desde la defensa

Primer triunfo en casa de las ibicencas en la Liga Guerreras Iberdrola

Un momento durante el encuentro /

Diez minutos de fantasía le bastaron al Puchi para conseguir su primer triunfo en el Pabellón de Santa Eulària desde que milita en la máxima categoría del balonmano femenino. Una victoria que vale su peso en oro porque se logró ante Castellón, uno de los rivales directos en la lucha por la permanencia. Las ibicencas se alejan de los puestos de descenso y además escalan una posición en la tabla superando a Canyameral Valencia.

Tras casi dos meses de parón en la competición, el conjunto de Noel Cardona,con la novedad de Irene Carrión en la posición de pivote, empezó dominando el encuentro con la efectividad en ataque de Campos y Dumitrescu, aunque las castellonenses igualaron pronto el choque gracias al poderío de Bilovaru.

Las visitantes cogieron ventajas mínimas en el marcador, pero el Puchi no perdía comba, y se llegó al minuto 16 con empate a 9 en el marcador. Y de repente apareció la magia. Noel Cardona, entrenador de las ibicencas, había sorprendido de inicio planteando una defensa 6-0.

El Castellón, que tantas batallas había librado con el Puchi en la División de Honor Plata ,siempre había tenido que sortear la defensa avanzada 3-3, que ha sido el santo y seña del conjunto ibicenco, pero esta vez Cardona volvió a arriesgar y la jugada le salió perfecta. En diez minutos para enmarcar, el entramado defensivo estuvo sobresaliente.

Las ibicencas salían a nueve metros para impedir lanzamientos y ponían manos por todas partes lo que les permitió robar balones en cada ataque visitante.Así una y otra vez. Balón recuperado y salidas al galope que culminaban Dumitrescu y González desde los extremos, mientras que Ana Ferrer y Ainhoa García martilleaban desde la primera línea. Hasta Irene Carrión, recuperada para la causa, se sumaba a la fiesta culminando Una jugada coral.

Los ataques del Puchi duraban dos segundos y acababan en gol. Y si había que jugar en estático, el balón se movía a la perfección, como una orquesta en la que ningún instrumento desafina. Con facilidad se generaban superioridades y se fusilaba una y otra vez la portería visitante. La ventaja ibicenca fue creciendo y del empate a 10 se pasó al 18-10. En esos diez minutos con un increíble parcial favorable de 8-0 el Puchi bordó el balonmano en defensa y en ataque. También contribuyó Ana Muñoz en portería, parando un penalti y siendo una de las lanzadoras del contragolpe.

Al descanso se llego con una renta de siete goles y con la sensación de que la segunda parte sobraría. El Puchi mantuvo en todo momento la defensa 6-0 y jugó con inteligencia para no verse inquietado en el marcador y manteniendo ventajas cómodas.

Un triunfo que vale algo más que dos puntos, manda un mensaje claro a algunos rivales y sobre todo deja diez minutos para enmarcar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?