Últimas noticias Hemeroteca

Un cartel para FITUR

Inauguramos con este artículo de opinión una nueva sección en SER Cofrade, donde dar voz a los cofrades de Granada sobre la actualidad de nuestras hermandades y cofradías. En esta ocasión, contamos con la firma de David Morente

Cartel oficial de la Semana Santa durante la presentación este domingo en el Salón de Plenos del Ayuntamiento /

La opinión de los cofrades nos importa. Por eso, desde SER Cofrade estrenamos una sección para conocer aquello que piensan aquellos que, desde el anonimato, trabajan día a día por nuestra Semana Santa. Esta semana nos acercamos para escuchar la opinión del costalero David Morente, quien nos habla acerca del cartel de la Semana Santa:

 

Un cartel para FITUR, por David Morente

Más allá de ser un balcón donde asomarse para el turista, el cartel oficial de nuestra Semana Santa se ha convertido en el pistoletazo de salida de la anhelada precuaresma. Esos días cuyo tránsito nos dejarán en el umbral de un nuevo Miércoles de Ceniza.

Sinceramente opino que, si no existiese FITUR, la existencia del cartel como tal estaría abocada a la desaparición, o por lo menos tal y como lo concebimos en nuestra ciudad. Cierto es, y lo elogio desde esta tribuna, que la Federación de Cofradías, en su afán de modernizarse, este año haya dado lugar a que los cofrades hayamos podido votar la foto seleccionada, permitiendo así que sea algo más abierta la elección del mismo.

Pero sin discutir la calidad de la foto, la riqueza patrimonial y ni tan siquiera el famoso entorno, creo que nuestra Semana Santa necesita de una vuelta de tuerca para ser anunciada. Ha llegado quizás la hora de mirar hacia otro tipo de artes para poder anunciar la semana más bonita del año, quizás encontremos la inspiración en el arte pictórico, buceando quizás en pinceles actuales, que se alejen de lo tradicional y lo convencional y aporten al rico arte de la pintura cofrade, un soplo de aire fresco.

Tenemos una Semana Santa que nada tiene que envidiar a cualquiera que se nos compare, pero nos falta saber venderla; y aunque resulte paradójico nos falta saber vendérsela a los de aquí, al granadino de a pie, al hostelero que se enriquece, pero que se queja cuando un cortejo invade su lugar de paso o que se niega a colaborar económicamente. Y esto, especialmente, cuando desde una hermandad se le pide ayuda para sufragar la publicación anual o, sin ir más lejos, cuando lo hace un medio de comunicación para poder sufragar el programa que emite diariamente. Saber vendérsela al comerciante que monta en cólera, porque este o aquel palco está montado durante tres semanas y le quita vista a su negocio. Estaría bien saber cuánto factura su negocio los días en que nuestros cortejos transitan por esos “molestos” palcos.

Ese cartel, que en pocos días inundará escaparates, casas de hermandad y será guardado como reliquia por aquellos coleccionistas que heredan carteles enrollados y guardados en altillos de las casas de sus abuelos, anuncia los días del gozo en nuestra ciudad. Unos días que no necesitan de cartel para ser soñados y deseados ya que para los que vivimos esta pasión durante todo el año vemos en ese testimonio gráfico, un eslabón más de las señales no palpables que anteceden a la semana más esperada del año. Siendo eso para los cofrades, solamente eso: una señal más, la cual si está no le damos importancia pero el día que nos faltase añoraríamos que en ese o aquel escaparate apareciese la majestuosidad de un misterio portentoso, o el rostro dulce de la más bella de nuestras dolorosas. Los cofrades somos así, románticos y pejigueras con nuestras cosas. No en vano, no deja de ser un reflejo de nuestra vida.

 

Semana Santa Granada 2018, orgullo de unos pocos

De interés turístico internacional, se puede leer en la parte superior izquierda del cartel anunciador. Dato este muy importante para atraer a nuestras calles a aquellos que estos días se pasean por FITUR, dudosos de reservar habitación para los días santos en esta o aquella otra ciudad y cuánto gastará en la misma. Una riqueza económica que nadie en esta anciana ciudad se encarga de reconocer. Y esto porque prefieren mirar para otro lado cuando se le pide colaboración para proyectos e iniciativas que rodea a la Semana Santa. Salvando eso sí, contadas y honrosas excepciones, conocidas y valoradas por todos. Por este motivo y por ser un cartel para los cofrades, yo hubiese puesto en esa esquina superior izquierda: SEMANA SANTA GRANADA 2018, ORGULLO DE UNOS POCOS.

No quisiera bajarme de esta tribuna sin agradecer al bueno de Fernandillo el acierto al captar tan mágico momento: la mejor eucaristía tallada en España, la Santa Cena de Espinosa Cuadros, bajando por la calle de los sueños, la calle San Matías; y dando luz al cartel, al cartel de los cofrades de esta ciudad. Una paleta infinita de colores, sirviendo los mismos de altavoz al silencio mudo del frio papel brillo que le da cobijo a unos de los miles momentos mágicos que ese turista, necesitado de emociones, encontrará en nuestras calles. Eso sí, siempre y cuando, la azafata de turno consiga convencerlo para que sea esta la ciudad elegida para pasar sus necesitadas vacaciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?