pensiones

Muere una de las hermanas que tuvo que abandonar la residencia de ancianos para no perder la pensión

El albacea seguirá recogiendo firmas para cambiar la ley

Demetrio Madrid, Encarna Garijo y Ángel Martín /

Ha muerto Julia, una de las dos hermanas, ancianas, que el año pasado se vieron obligadas a separarse para no perder la pensión. Ha fallecido sola en su piso de Madrid sin poder cumplir su deseo de convivir con su hermana. Habían decidido pasar el resto de sus días juntas en una residencia pública para mayores en Matamala de Almazán, con 84 y 83 años, para combatir la soledad. Pero no pudieron hacerlo porque si seguían viviendo juntas, la Seguridad Social amenaza con quitarles una de las dos pensiones, porque pasaba a considerarlas una única unidad familiar.

El albacea de una de las hermanas, Angel MArtín explica que “murió sola”, en su piso de Madrid al que tuvo que volver desde la residencia en la que había entrado porque sus deseos se frustraron cuando el pasado mes de abril, la Junta de Castilla y León les informó de que, si seguían viviendo juntas, la hermana menor, Encarna, perdería su pensión de 380 euros al mes. Como, según la ley, ambas forman parte de una misma unidad familiar, al vivir bajo el mismo techo, no pueden cobrar más de 8900 euros al año entre las dos. Pero con una única pensión que ni llega a los 400 euros, las dos no podían pagarse la residencia, por eso la hermana mayor, Julia, decidió irse a vivir a Madrid.

A raíz de su caso, el albacea de una de las hermanas abrió una petición en la plataforma Change.org que ya va por las 135.000 firmas, para cambiar la ley y que ninguna persona mayor se vea en la misma situación que Julia y Encarna. Martín ha confirmado que continuará con esta iniciativa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?