Dos años de prisión y tres de alejamiento

El hombre también ha sido juzgado por allanamiento e incendio del piso en el que su mujer residía junto a sus hijas tras haberle abandonado en enero de 2016.

El hombre también ha sido juzgado por allanamiento e incendio del piso en el que su mujer residía junto a sus hijas tras haberle abandonado en enero de 2016. /

La Audiencia Provincial de Ourense ha condenado a dos años de prisión y a tres de alejamiento de su mujer y sus hijas, por un delito de maltrato habitual a un hombre que también ha sido juzgado por allanamiento e incendio del piso en el que su mujer residía junto a sus hijas tras haberle abandonado en enero de 2016.

La sentencia, que también le prohíbe a comunicarse con ellas durante cinco años, considera probado que el acusado "humilló y maltrató física y psíquicamente" a su esposa a lo largo de los 21 años de matrimonio, tal y como relató la propia víctima "sin contradicciones esenciales" durante el juicio.

Además, señala que los hechos fueron corroborados por las hijas de la denunciante, que relataron como sus padres "tenían discusiones frecuentes" y como el acusado "era un hombre muy violento" que "amenazaba a su madre".

En este mismo sentido, la sentencia resalta la declaración de la hija mayor durante el juicio de que no quería que su madre se separara de su padre porque "pensaba que la iba a matar", un miedo "que también refirió reiteradamente la víctima", obligada según su declaración a "continuar conviviendo" con el acusado "para que estuviera tranquilo y no les hiciera daño a sus hijas".

El magistrado ha absuelto al acusado del delito de allanamiento e incendio del piso en el que vivía su familia tras haber abandonado la vivienda habitual situada en Cortegada (Ribeiro) tras una discusión, por no haber sido posible precisar el origen del incendio y por considerar que "no existe prueba de cargo suficiente que permita acreditar la participación del procesado" en estos hechos.

La sentencia considera probado que el día del incendio (dos de marzo de 2016) un "autor o autores desconocidos" accedieron a la vivienda y "tras esparcir por cinco lugares diferentes de la casa y sobre montones de ropa" una sustancia oleaginosa prendieron fuego al piso.

Sin embargo, considera que no ha quedado acreditado que el responsable del incendio hubiera sido el acusado, tras haberse hecho con unas llaves de la vivienda que tenía su hija menor, tal y como relataron fiscalía y acusación particular.

La sentencia insiste en que no hay ninguna prueba de que el hombre se hubiese hecho con las llaves de la vivienda, salvo las "sospechas" señaladas durante el juicio por la madre y una de las hijas.

También destaca que no hay elementos suficientes que permitan situar al acusado en el lugar de los hechos y que, además, en la franja horaria en la que tuvo lugar el incendio varios vecinos de Cortegada lo situaron en esta localidad, a 43 kilómetros de Ourense y a unos 40 minutos en coche.

Por último insiste en que no hay "elementos objetivos" que permitan atribuirle el incendio, al no haber huellas que lo relacionen con las llamas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?