0-2. La dura realidad llega al Formentera

El Llagostera supo aprovechar sus oportunidades gol

Imagen del partido jugado en Sant Francesc /

En el fútbol se pasa de la euforia a la depresión en muy poco tiempo. Basta que se encadene una racha negativa de resultados para toparse de bruces con la realidad. El Formentera juega por primera vez en su historia en la Segunda División B. Cuando se planificó la temporada todos los estamentos del club tenían claro que iba a ser muy difícil lograr la permanencia en una categoría en la que hay muchos equipos con historia, presupuesto y ambición para lograr cotas mayores. Sin embargo el primer tramo de la campaña fue plácido para el equipo de la Pitiusa menor que supo rentabilizar a la perfección los goles conseguidos.  Sin embargo las cosas se han torcido en demasiados frentes en la segunda vuelta. Han volado piezas básicas del equipo. No se acierta en las pocas ocasiones  que se generan y el balance es desolador. Cuatro derrotas consecutivas y ni un solo tanto a favor en estos encuentros.

Ayer dominó, ante un rival directo en la lucha por salvar la categoría, en el debut de Juan Arsenal en el banquillo se vieron los mismos problemas que con García Sanjuán en el banquillo. No se maltrata nunca el balón, pero se juega con poco verticalidad y la portería rival parece un cuerpo extraño donde resulta imposible llegar. Y cuando se pisa el área contraria la falta de costumbre hace que los delanteros malogren las oportunidades que se presenta.

Arsenal introdujo variaciones en el once inicial, dando la titularidad a Maikel en la zona ancha y buscó más mordiente ofensiva con Gabri acompañando a Juan Antonio y Bruno, mientras que una de las caras nuevas en la plantilla, Ramón Soria ocupaba el lateral zurdo. Los primeros 45 minutos se agotaron con un dominio estéril del Formentera. Sólo un disparo de Gabri que no encontró porteria.

El Llagostera como tantos equipos esperaba agazapado atrás esperando su oportunidad en alguna contra que se le presentó nada más arrancar la segunda parte, con un remate desde la frontal que golpeó en Javi Rosa y dejó sin opciones a Marcos Contreras.

Con el marcador en contra lo siguió intentando el conjunto de la Pitiusa menor, que dio entrana a otro de los fichajes de invierno, Momprevil, pero adoleciendo de profundidad. Un remate de Bruno y  un cabezazo de Juan Antonio fueron todo el caudal ofensivo en la segunda parte mientras que el Llagostera volvió a hacer bingo en su segunda incoporación ofensiva en el minuto 83 de partido.

Al Formentera le toca levantarse, pero asumiendo que el reto que tiene por delante no se presenta fácil y si no mejora su potencial atacante lleva camino de convertirse en una misión imposible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?