¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los 13 meses perdidos del Proyecto de Ley de Regeneración Democrática de Cifuentes

  • Desde noviembre de 2016, la Comisión de Estatuto de Autonómica tiene guardadas en un cajón las enmiendas de todos los grupos al Proyecto de Ley de Regeneración de la Comunidad de Madrid
  • Ni PSOE, ni Podemos han activado tampoco sus enmiendas a la totalidad al Proyecto de Ley de Reforma del Estatuto

En multitud de ocasiones, la Presidenta madrileña, Cristina Cifuentes ha denunciado que "el tripartito de la oposición bloquea" su nueva Ley de Regeneración Democrática – que contempla, entre otras cosas, la eliminación de los aforamientos o la limitación de mandatos-.

¿Realmente existe tal bloqueo? La respuesta tiene muchos matices, demasiadas aristas parlamentarias porque cada grupo hace su propia lectura. Aun así, podría decirse que sí hay un bloqueo parlamentario, pero no solo de la oposición – PSOE, Podemos y Cs-.

Hay una certeza incuestionable, desde noviembre de 2016, la Comisión de Estatuto de Autonomía no ha encargado un grupo – conocido como ponencia- para que trabaje en las enmiendas al articulado que presentaron todos los grupos al Proyecto de Ley de Regeneración Democrática, en 2016. Es decir, desde hace 13 meses, esa ponencia está bloqueada.

ASí fue el calendario de la Ley de regeneración democrática

  • El 2 de marzo de 2016, el Consejo de Gobierno aprueba su Proyecto de Ley
  • El 31 de marzo, Podemos y Ciudadanos presentan enmienda a la totalidad
  • El 7 de abril, los grupos presentan sus enmiendas parciales
  • El 3 de noviembre, la Asamblea tumba la enmienda de Podemos
  • El 11 de noviembre, Ciudadanos retira su enmienda a la totalidad
  • Desde diciembre de 2016, el Proyecto de Ley está guardado en un cajón

La pregunta que surge ahora es ‘¿por qué?’. No existe tal grupo de trabajo porque nadie lo ha pedido, ninguno de los cuatros grupos, ni PP – partido proponente de la Ley-, ni PSOE, ni Podemos, ni Ciudadanos.

Desde el Partido Popular aseguran que si no han dado ese paso es porque entienden que se necesita un “consenso previo” con todos los grupos, no solo para abordar la nueva Ley de Regeneración Democrática, sino para acordar también la Reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid – ese Proyecto de Ley fue aprobado por el Consejo de Gobierno de Cifuentes en mayo de 2016 y a día de hoy sigue encallado-.

En Podemos, en cambio, no creen que ese consenso sea imprescindible, “de hecho, existen otros grupos de trabajo como el del Reglamento de la Asamblea que se han puesto en marcha sin ningún tipo de consenso previo”. Desde la formación morada, también recuerdan que ellos mismos propusieron por escrito a todos los grupos que se crease este equipo para trabajar en las enmiendas sobre la Ley de Regeneración Democrática, “pero ningún grupo secundó esa propuesta”.

El entendimiento no parece fácil. En dos años, el anhelo compartido por todos los grupos para conseguir esa ansiada regeneración democrática se ha convertido en el gran fracaso de esta legislatura. Los socialistas hacen su propia lectura, para conseguir esa regeneración democrática "hace falta mucho más que reformar el Estatuto de Autonomía o el Reglamento de la Cámara". Para el PSOE-M, "los problemas de corrupción política en nuestra Comunidad tienen mucho que ver con leyes que ordenan diversos y encontrados intereses, como es el caso de la Ley del Suelo, actualmente en tramitación". Su apuesta va más allá de retocar una sola Ley, hace falta algo más porque es un tema transversal, afecta por ejemplo, "a la Ley de Transparencia -que contiene medidas para la transparencia de la contratación pública-, Ley de Publicidad y Comunicación Institucional, o la Ley de Buen Gobierno del Sermas, recientemente aprobada".

Pacto por la regeneración democrática

El Partido Popular cree que la reunión de este miércoles, en la sede del Gobierno madrileño, donde Cristina Cifuentes ofrecerá un pacto por la regeneración democrática es un buen intento para desencallar precisamente el bloqueo que está sufriendo la regeneración democrática en Madrid. Sin embargo, la Presidenta madrileña solo ha conseguido que se siente en esa reunión el PSOE-M, el resto de grupos de la oposición, tanto Podemos, como Ciudadanos, han decidido plantar al Gobierno madrileño.

Los socialistas están dispuestos a sentarse a esa reunión, pero no van a pasar por alto que "el Gobierno debe demostrar su actitud regeneradora en los comportamientos diarios", por ejemplo, "en no poner obstáculo a dar explicaciones en sede parlamentaria o en que el Gobierno facilite la información que se le solicita, en definitiva en una actitud de colaboración leal", apuntan los socialistas.

La batalla por la regeneración democrática está llena de acusaciones cruzadas. Cristina Cifuentes acusó a Ciudadanos de “trocear” el acuerdo de investidura “para colgarse medallas”, lo intentaron con la incompatibilidad alcalade-diputado y con la limitación de mandatos, pero esas dos Proposiciones de Ley fueron rechazadas, gracias a la alianza de PP y PSOE. Ciudadanos intentó hacer la batalla en solitario. Pero no hay que olvidar lo que ocurrió en noviembre de 2016. Ese mes, la formación naranja retiró su enmienda a la totalidad al Proyecto de Ley de Regeneración Democrática del PP, es decir dieron marcha atrás a la enmienda con la que pretendían tumbar la nueva Ley de Cifuentes para conseguir la regeneración democrática.

La reforma del Estatuto, también encallada

En mayo de 2016, el Gobierno madrileño también dio luz verde a su Proyecto de Ley de Reforma del Estatuto. Solo un mes después, en junio, PSOE y Podemos registraron sus respectivas enmiendas a la totalidad para tumbar esa Ley. Sin embargo, desde entonces, ninguno de los dos grupos las ha activado – es decir, aún no las han llevado al Pleno de la Asamblea para que sean sometidas a votación-. Hasta que alguno de esos dos grupos dé ese paso, el Proyecto de Ley de Reforma del Estatuto está encallado, ni se puede tumbar, ni se puede continuar con su trámite parlamentario. Desde Ciudadanos creen en cambio que "el PP no tiene voluntad política para activar sus proyectos de ley porque no le interesa la regeneración. Cuando han querido han activado las enmiendas a la totalidad de otros grupos, como ya pasó con la Ley del Suelo cuando activaron las enmiendas de PSOE y Podemos".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?