¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Javier Fernández dice que él no estará cuando toque decidir sobre la oficialidad

El PP interpela al presidente en la Junta sobre la llingua y advierte sobre el peligro de su obligatoriedad

El presidente durante su intervención en el pleno de la Junta general. /

El Partido Popular le pedía este viernes a Javier Fernández valentía, entendiendo como tal un pronunciamiento y un acción decidida, para evitar que los suyos, lleven a efecto su objetivo de hacer del asturiano, una lengua oficial. Fue durante el turno de preguntas al Presidente en el pleno de la Junta General, y ante el que Fernández no tuvo mayor problema en decir lo que ya es bien sabido: que con él en el gobierno no habrá cooficialidad, y que su línea roja es la Ley de Uso y Promoción del Asturiano.

 El PP, embarcado en una beligerante campaña en contra de la cooficialidad -aprobada como objetivo en una resolución del último congreso de la FSA- trataba de apretarle las clavijas al presidente. Así, su lideresa, Mercedes Fernández,  interpelaba al presidente para que éste se posicionara abiertamente en contra de la cooficialidad utilizando los argumentos que ya se le llevan escuchando desde hace tiempo, con renovado brío en las últimas semanas. Dice que el problema de la oficialidad es la obligatoriedad y que no es éste un asunto que esté en la agenda de las prioridades de los asturianos.

 Si el PP pretendía sacar a la luz las contradicciones de los socialistas, divididos en su seno en torno al asunto, puede decirse que lo logró, pero que al tiempo dejó a la luz sus propias vergüenzas. Más bien lo hizo el presidente del Principado, al recordarle a la líder regional de los populares su propio pasado en materia de política lingüística, cuando Mercedes Fernández y Francisco Álvarez Cascos remaban en el mismo barco. Por aquel entonces el Partido Popular era partidario de aprobar lo que se llamó la cooficialidad en diferido, que dejaba la puerta abierta a que en un futuro se aprobase la medida con mayoría simple de la cámara. Fueron los socialistas lo que entonces cerraron la puerta a esa posibilidad. Javier Fernández terminaba su discurso en tono premonitorio: "en la próxima legislatura tendrán que ser 3/5 (de los diputados) los que en su caso aprueben una decisión como ésta que a mí me parece tracedente. Yo no voy a estar. Usted sí, pero amarrada al duro banco de la oposición".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?