¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Pagar por reservar mesa

El no show está obligando a restaurantes de alta gama a facilitar el número de tarjeta o abonar una cantidad si no se cancela en el plazo prefijado

Aunque la mayoría de los clientes llama para cancelar, según los hosteleros, una pequeña parte no lo hace y eso, advierten, genera grandes perjuicios en los establecimientos.

Igor Cubillo, periodista y gastrónomo / Cadena SER

Fue Ferran Adrià quien el pasado mes de noviembre proponía cobrar por reservar en los restaurantes. Al parecer, las cancelaciones de última hora o el llamado No show, reservar y no presentarse, provocan pérdidas económicas y problemas de organización de personal.

En A vivir que son dos días Euskadi, Igor Cubillo, periodista y gastrónomo, ha explicado de qué manera se ven afectado los restaurantes fundamentalmente de alta gama. Además de las pérdidas en género, restaurantes donde las reservas se realizan con dos o tres meses de antelación ven difícil ocupar mesas que han quedado vacías a última hora. Algo que suscribe Iván Abril, del Restaurante Kimtxu, o Juan Mari Arzak.

Para el secretario general de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, Kino Martínez, "sería ilógico aplicarlo en los restaurantes de rotación, ya que su ocupación es más fácil que en los de alta gama".

A modo de ejemplo, en el restaurante Martín Berasategui, exigen anular con un mínimo de 24 horas de antelación por correo electrónico. De lo contrario, cobran 100 euros más el 10% de IVA por comensal. En el restaurante Alija, pasado el plazo de 24 horas, la cancelación tiene un coste de 50 euros por comensal, y en el Atelier, en el momento de hacer la reserva se abonan 40 euros por comensal que serán restados de la factura final.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?