¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La criminalización de la pobreza

La reflexión de Ángel Martín, sociólogo y miembro de SoCyL, Asociación Profesional de Sociología de Castilla y León

"Rosa vive en Reus junto a su nieta, ha perdido toda la esperanza. El alquiler, la cesta de la compra y la pensión no alcanza. El frío la espanta, el pañuelo en la garganta, sabe que la única calefacción será esta vieja manta".

El párrafo anterior podría pertenecer a una de las novelas de Charles Dickens publicadas en pleno siglo XIX. Sin embargo, es una estrofa de Bienvenido al paraíso, canción incluida en Agenda Oculta, último disco de Riot Propaganda publicado en 2017. En realidad Bienvenido al paraíso es una versión libre del clásico Rockin’ in the free world escrito por Neil Young en 1989.

El tema de Riot Propaganda describe con agudeza los estragos que la crisis económica está produciendo en los sectores de la población más desfavorecidos. Su escucha nos adentra en un crudo acercamiento a realidades como la pobreza energética, los desahucios, el paro estructural, la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar o el machismo. Por desgracia, Rosa no es un personaje ficticio y falleció tras arder su casa a causa de una vela con la que se calentaba. A Rosa le habían cortado la calefacción al no poder hacer frente a los recibos de la empresa proveedora.

Según nos explica Albert Sales i Campos en El delito de ser pobre. Una gestión neoliberal de la marginalidad, desde el año 2008 se ha producido una ampliación de los sectores poblaciones a incluir en la categoría de pobres. Ante esta situación, los regímenes del bienestar parece que han dado un paso hacia atrás permitiendo la extensión de la precariedad. Asimismo, las instituciones sociales que antes apoyaban a los sectores desfavorecidos ahora se están resquebrajando.

Sales i Campos encuentra la explicación en el modelo de gestión de la marginalidad que la ideología neoliberal imperante está construyendo y justificando. Este modelo se basa en dos pilares: sustitución de las ayudas públicas por la filantropía privada y la utilización del sistema penal como herramienta de sumisión de la marginalidad.

Por otra parte, tal y como apunta el Nobel de Economía Joseph Stiglitz en una reciente entrevista concedida a Eldiario.es, diferentes líderes políticos han iniciado una senda peligrosa que consiste en lanzar mensajes desconectados de la percepción de la ciudadanía. Es decir, cuando buena parte de la población siente que su situación ha empeorado en la última década, decirles que la recuperación ya es efectiva se convierte en un disparate.

Por tanto, debemos ser conscientes de que los procesos de criminalización de la pobreza y la negación de la realidad tan solo conducen a la fragmentación y dualización de la sociedad y a una peligrosa deriva de desconfianza de los más desfavorecidos en los gobiernos democráticos.

Ángel Martín. Sociólogo, miembro de SOCYL (Asociación Profesional de Sociología de Castilla y León).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?