El informe de Fiscalía por los incendios niega "evidencia" de trama

El fiscal de Medio Ambiente señala "mucho por hacer" en investigación y se muestra "expectante" ante las cámaras que anunció Feijóo

El coche donde fallecieron dos mujeres, víctimas del fuego, en la zona de Chandebrito en Nigrán (Pontevedra). Las altas temperaturas y los fuertes vientos han magnificado el efecto de los incendios en las Rías Bajas, que estos días presentan unas temperaturas veraniegas / ()

Santiago de Compostela

El informe de la Fiscalía Superior de Galicia para determinar si hubo "planificación coordinada" en la ola de incendios del pasado octubre, de la que se cumplen cuatro meses la semana que viene, está "prácticamente concluido", pero "no hay grandes sorpresas".

De hecho, no contiene novedades con respecto al que ya se elaboró tras la oleada de 2006 y solo fueron identificados cuatro presuntos autores de fuegos en la comunidad, según ha revelado el fiscal delegado de Medio Ambiente, Álvaro García Ortiz.

En una entrevista con Europa Press, García Ortiz es tajante: "Lo hemos dicho desde el principio, no tenemos evidencias de la existencia de ninguna trama".

En medio de una gran alarma social, pues los incendios que con especial virulencia cercaron ciudades y pueblos el 14 y el 15 de octubre, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, habló aquellos días de una actividad "delictiva homicida".

Ardieron 49.000 hectáreas, según los datos del Gobierno autonómico, en poco más de un fin de semana y la tragedia se materializó con el fallecimiento de cuatro personas. Feijóo planteó entonces --y no era algo nuevo en él-- "asimilar" el delito incendiario con el "terrorista".

Fue en ese contexto en el que la Fiscalía Superior de Galicia abrió diligencias de investigación penal destinadas a esclarecer si existían "indicios de una planificación coordinada" en el origen de los siniestros, que se llevaron por delante casas, naves y otras instalaciones.

El Ministerio Público ya había adoptado esa decisión con motivo de la oleada de incendios forestales registrada en el verano de 2006, cuando resultaron quemadas unas 77.000 hectáreas. Tras un "exhaustivo análisis" de las circunstancias en las que se produjeron los fuegos, zonas afectadas, perfiles de los incendiarios, etcétera, no pudo determinar la existencia de una actividad criminal coordinada.

CUATRO MESES DESPUÉS, CUATRO IDENTIFICADOS

Pasados cuatro meses, el fiscal de Medio Ambiente confirma que no ha habido más que cuatro identificados --a los que se investiga por ser los presuntos autores de incendios de aquellos días-- y que no existe ninguna relación entre ellos.

Solo uno de ellos, el vecino de Vigo de 55 años detenido el 18 de octubre por la Guardia Civil debido a un incendio de una hectárea producido el 15 por una imprudencia en una finca familiar de Os Blancos (Ourense), llegó a entrar en la cárcel. La abandonó transcurrido más de un mes, el 28 de noviembre, previo abono de 2.500 euros de fianza.

A continuación, el día 24, fue anunciada por la Xunta la investigación de una mujer de 74 años en Mos (Pontevedra), que quedó en libertad a la espera de que el juzgado de O Porriño tramitase el atestado de la Policía Autonómica. Los agentes le tomaron declaración y le atribuyen tres fuegos en las inmediaciones de su vivienda, el último de ellos declarado el domingo 15, en plena ola de incendios.

El 30 de octubre, la policía adscrita a la comunidad autónoma tomó declaración a un tercer investigado por un fuego en Brión (A Coruña) también del fin de semana del 15, que arrasó dos hectáreas de arbolado, por la negligencia de una quema al lado de su inmueble. Las diligencias se remitieron al juzgado de guardia de Negreira.

Ya el 16 de noviembre, la Delegación del Gobierno informó de que se investigaba a un hombre de unos 50 años al que se considera autor de un fuego en Meis (Pontevedra) que afectó a más de 100 hectáreas y que obligó el domingo 15 a evacuar "a más de 70 personas".

LAS MEDIDAS

Con la prudencia que le caracteriza cuando habla de este tema, que estudia desde hace años, Álvaro García Ortiz reflexiona en la entrevista con Europa Press sobre las medidas anunciadas por Núñez Feijóo para hacer frente a esta problemática.

Opina poco sobre la eficacia de la red de cámaras de videovigilancia en el monte, puesto que "no se han utilizado de momento" y en Fiscalía están, dice, "expectantes", para conocer "cómo de útiles pueden ser".

"No sabemos cómo es ese sistema, pero ojalá sirviera", destaca, admitiendo que desconoce todo lo relativo a los aspectos legales para articularlo.

Y responde, sobre si echa falta interlocución en este asunto, que "son ellos los que han hecho los anuncios", por la Xunta, por lo que "el desarrollo está en su mano". "Yo no me meto", resuelve.

Por otra parte, advierte de que falta "mucho por hacer" en el ámbito de la investigación de incendios, pero celebra la intensificación en esta materia que prometió el titular del Ejecutivo gallego.

LA DELACIÓN, "MUY COMPLEJA"

El teléfono 085 es el establecido para alertar de incendios forestales, pero la creación de algún canal garantista para que los ciudadanos puedan denunciar lo que en algunas parroquias es sabido por muchos es algo que, de primeras, el fiscal ve "muy complejo", al ocurrir estas circunstancias en entornos "muy reducidos".

"No es dar solo un dato, lo difícil es el acceso a la prueba", avisa, al tiempo que rechaza "criminalizar" al rural, al entender que no se puede transmitir la idea de que la gente "encubre" a sus vecinos.

AL PARLAMENTO

Así las cosas, García Ortiz señala que el informe, un "recopilatorio de hechos o de hechos estimados" sobre lo que pasó esos días, a través de lo que le dicen los investigadores, estará "en plazo". Tiene de margen hasta abril, puesto que Fiscalía se dio seis meses, y apunta que "simplemente" falta "una confirmación de datos" por parte de un organismo oficial.

La Consellería de Medio Rural únicamente le ha remitido un estudio cuyo contenido hizo público y con el que estableció que el 88% de los fuegos de la ola de octubre fueron intencionados.

Cuestionado por la terminología, el fiscal le quita relevancia, ya que "todo lo que sea por encima del 50%" es un nivel muy elevado de intencionalidad, y en Galicia se supera ese porcentaje.

Una vez terminado, el informe de Fiscalía estará disponible para todo aquel que lo desee, incluido el Parlamento y la comisión de estudio de los incendios que empezó a trabajar la semana pasada. "Si lo piden, sí, es un material para ayudar", resalta el fiscal.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?