Desconvocada la huelga en Bridgestone

La empresa cede en un conflicto que deja una herida abierta UGT y Comisiones Obreras

El sindicato UGT informa que la huelga en Bridgestone ha sido desconvocada, tras una primera jornada de paro, porque 'la dirección ha cedido a la presión' de la mayoría sindical y se congratula de que la lucha haya dado los frutos deseados. Entre las condiciones impuestas por los convocantes, UGT y el sindicato de empresa BUB, están la recuperación de la revisión de salarios al IPC desde 2016 a 2019. Una redacción clara y justificada de las causas de flexibilidad en el calendario, que en ningún caso será de carácter individual. Supresión de la contratación en prácticas en un 40% menos, que serán pasados a contrato ordinario de empresa y el compromiso de 100 nuevos contratos indefinidos. El primer y único día de paro se saldó con momentos de tensión entre quienes bloqueaban el acceso a la factoría en la calle Vitoria y los que pretendían entrar a su puesto de trabajo. También hubo conatos de enfrentamiento con la policía antidisturbios. Unos 1.300 trabajadores de la planta de Bridgestone en Burgos estaban llamados a una huelga de una semana por el bloqueo en la negociación del convenio colectivo que lleva casi 2 años sobre la mesa, en medio de una división profunda entre los sindicatos mayoritarios. La firma de un acuerdo de 'eficacia limitada' entre Comisiones Obreras y la dirección de la multinacional ha motivado el enfrentamiento entre la representación sindical. Ramiro Marijuán, Secretario de la Federación de Industria de UGT en Burgos, ha reprochado la vía unilateral que ha seguido Comisiones en Bridgestone. Juan Ignacio Ruiz, Secretario de la Federación de Indsutria de Comisiones Obreras, defiende el convenio al que se han podido sumar todos los trabajadores que han querido y que, aunque es mejorable, cree que evita el riesgo de que la multinacional renuncie a las inversiones anunciadas para la planta burgalesa. Espera que el enfrentamiento con UGT se reconduzca y se puedan sentar más adelante a la misma mesa y que no contagie a otros ámbitos donde mantienen unidad de acción. UGT y el sindicato de empresa, BUB, han ido adelante con el paro y han conseguido finalmente el objetivo. El paro de ayer fue seguido también por las otras 3 plantas que la multinacional tiene en España, dos en Vizcaya y una en Cantabria, con 2.700 empleados en total.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?