Carmen y Eva, historias de superación

Ambas cuentan su historia y nos plantean un debate: ¿Dónde está el limite para las personas con discapacidad?

En Córdoba Hoy por Hoy hemos conocido la historia de Eva y Carmen. Dos mujeres que, a pesar de sus discapacidades, han superado desafíos como la maternidad o la responsabilidad del cuidado. ¿Es capaz una persona con Síndrome de Down cuidar de su madre en su última etapa? ¿Puede una persona con parálisis cerebral ser madre? ¿Hasta donde llega la igualdad?

Eva Gilarte, de 33 años, padece parálisis cerebral espástica debido a un problema en su nacimiento. Tenía el sueño de ser madre y logró cumplirlo hace 9 años. Algo que, sin lugar a dudas, fue posible gracias al papel fundamental que jugó y juega su familia.

Su padre, Pepe Gilarte, fue abuelo con 50 años. Y aunque su mujer y él estaban preocupados por el alto riesgo, respetaron su decisión. "Ella ha tirado para adelante, pero sabía que sus padres estaban detrás", afirma Pepe. Además, "fue una alegría muy grande porque era y es un niño muy querido, muy protegido, muy mimado y nos ha dado mucha fuerza. Y a ella le ha ayudado mucho a madurar por el sentido de la responsabilidad que implica tener un hijo".

Eva Gilarte, con su hijo de 9 años. / Cadena SER

La historia de Carmen Moreno tampoco deja indiferente a nadie. Tiene 43 años y, pese a tener Síndrome de Down, hace casi 5 abandonó voluntariamente durante 9 meses el centro donde estaba para cuidar a su madre enferma. A día de hoy, ha vuelto a APROSUB, pero tuvo que asumir esa importante responsabilidad.

 ¿Cómo abordan estas situaciones desde las diferentes asociaciones?

 Juan Antonio González, director técnico y participante del Comité de Ética de APROSUB, asegura que "trabajamos con una metodología que se llama planificación centrada en la persona, que lo que hace es permitir que las propias personas planteen cuales son sus metas y nosotros prestarles apoyo para alcanzarlas". En casos como el de Carmen, lo que hacen es "analizar el caso de manera individual y ver qué apoyo se le puede prestar a la familia y a la propia persona para que tomen la mejor decisión. Normalmente, hay necesidades y la familia se pone de acuerdo y nosotros ayudamos en la medida de lo que podamos".

 Bernardo Moreno, director del centro de día de FEPAMIC, por su parte, afirma que "el problema del anhelo es que pueda alcanzarlo. No te voy a poner una barrera para que no llegues, pero tampoco te voy a engañar". Tras un estudio conjunto de trabajadores, socios y familia, se plantea un trabajo con la persona y en caso de no poder alcanzarlo, se buscan alternativas con metas a corto plazo. En el ámbito de ser padres y no poder realizarlo por sí solos, "si no está incapacitado de derecho, es su tutor legal quien lo tiene que decidir".

 Aunque las leyes protegen la autonomía de las personas con discapacidad, determinadas situaciones, en función de su grado de dependencia, deben ser valoradas por la familia o tutores legales. El "caso por caso" en estas decisiones es fundamental.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?