El Ayuntamiento probará un "líquido mágico" contra la cera en el Vía Crucis Oficial y el traslado de Tres Caídas

Técnicos municipales y de Inagra han conocido el efecto del nuevo producto con una visita a la empresa municipal de limpieza de Málaga

Limpieza de la cera en la calle San Matías de Granada tras las procesiones /

El Ayuntamiento de Granada e Inagra probarán en las próximas semanas un nuevo producto antiadherente que impide que la cera de las procesiones se pegue al asfalto, por lo que la limpieza de las calles, especialmente durante la Semana Santa, podría hacerse de forma más rápida. Se trata de un líquido que, gracias a sus componentes con base en el teflón, convierte la cera en un producto parecido a los confetis y que no se pega.

Si el producto llega a tiempo, las pruebas las realizarán técnicos municipales y de la empresa de limpieza INAGRA en el Vía Crucis Oficial de la Federación de Cofradías, el viernes 23 de febrero; y en la procesión de traslado del Cristo de las Tres Caídas, desde el Albaicín al Realejo, según han confirmado a Radio Granada fuentes municipales. El Ayuntamiento contactará, oportunamente, con la Federación de Cofradías para preparar esas pruebas. Fue precisamente de las conversaciones con la Federación en una comisión creada al efectivo para tratar el problema de la cera de donde salió esta posible solución..

Las dos pruebas permitirán comprobar la efectividad de este líquido sobre asfalto y sobre el empedrado del Albaicín. Técnicos municipales han visitado este martes la empresa de limpieza de Málaga que ha comenzado a aplicar el líquido. Granada tiene la particularidad añadida de contar con muchas cuestas en el recorrido de los cortejos procesionales, por lo que también se probará en el Albaicín.

Las fuentes municipales consultadas han avanzado que, de adoptarse este sistema, se acabarían los problemas de seguridad vial provocados por la cera y se acabaría con el malestar generado en el mundo cofrade por las restricciones en el uso de cirios fuera de la Semana Santa.

El sistema tiene, en cualquier caso, algunas desventajas, como que un equipo debe esparcirlo sobre la calzada inmediatamente antes de la cruz de guía (para que ningún peatón se lleve el líquido en el calzado) y que las manchas que provoca en las túnicas deben lavarse antes de que pasen 10 días.

El Ayuntamiento de Granada tiene intención de adoptar el sistema, si las pruebas son satisfactorias, y destinar el ahorro que supondría en la limpieza de la cera mediante raspado y agua caliente a reforzar los equipos de limpieza para que actúen en todos los espacios ocupados cada día y justo después de terminar las estaciones de penitencia de las hermandades o de madrugada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?