El entrenador juvenil del CDA Navalcarnero, agredido por jugadores rivales

Permanece ingresado con pronóstico reservado en el Hospital de Fuenlabrada

El entrenador del equipo juvenil del CDA Navalcarnero, cuya identidad se corresponde con las iniciales J.L.V., permanece ingresado con pronóstico reservado en el hospital de Fuenlabrada después de haber sido agredido por varios jugadores del equipo juvenil del San Esteban de Fuenlabrada.

El entrenador, que perdió la consciencia tras recibir un puñetazo, presenta un desgarro fibrilar de cinco centímetros en el gemelo derecho, un traumatismo craneoencefálico leve y pérdida de movilidad dental -pendiente de valoración-, según el parte médico que ha facilitado el club.

Según el club, cuando faltaban pocos minutos para la conclusión del partido, y con dos jugadores locales expulsados, un jugador del San Esteban "se acercó al banquillo del Navalcarnero, propinando un puñetazo en la mandíbula, cerca del oído, al formador".

Como consecuencia del puñetazo, según el CDA Navalcarnero, el entrenador "perdió la consciencia" y, una vez recuperada, "unos 5 o 6 segundos más tarde", fue pateado en el suelo "por jugadores y aficionados locales".

Tras lograr ponerse de pié con ayuda de los jugadores del Navalcarnero, recibió un segundo puñetazo "de otro jugador del CD San Esteban", siempre según el club de Navalcarnero, que sostiene que los jugadores que agredieron al técnico "sí fueron reconocidos", aunque "no así todos los que propinaban patadas".

El árbitro decidió suspender el encuentro y el entrenador, "con mucho dolor en la cabeza y en la rodilla y con náuseas", fue trasladado al hospital de Fuenlabrada, donde recibió atención médica y le hicieron ecografías en zonas torácicas y radiografías en tórax, cráneo, hombro y rodilla.

El delegado del San Esteban, José Herráiz, en declaraciones a la Cadena Ser, ha negado que los hechos fueran así y ha afirmado que "las acusaciones están completamente manipuladas", ya que "la pelea comenzó porque el delegado había cogido un balón y no lo quería soltar a pesar de que el jugador le pide que lo suelte".

Sin embargo, el propio árbitro del encuentro, Miguel Mota, recoge en el acta, en el epígrafe dedicado a la suspensión del partido, que "el jugador 5 local se quita la camiseta y agrede al entrenador visitante propinándole varios puñetazos", momento en el que decide suspender el partido.

El club ha emitido un comunicado en el que anuncia que el entrenador agredido ha denunciado los hechos ante la Policía Nacional y que dos de los agresores, "jugadores del CD San Esteban, ambos mayores de edad", están identificados.

El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha condenado "cualquier tipo de violencia en el deporte" y ha recordado que el pasado año aprobó un decálogo de comportamiento, "encaminado a desterrar la cultura de la violencia del deporte del que se ha dado traslado a todos los clubes deportivos de la ciudad".

La Concejalía de Deportes ha solicitado a la Federación Madrileña de Fútbol el acta del encuentro celebrado el sábado entre el San Esteban CF y el CDA Navalcarnero con el fin de "conocer de primera mano lo sucedido".

Desde la Concejalía se ha recordado que "se trata de un partido de la liga federada y, por lo tanto, es la propia federación la encargada de tomar medidas en caso de que se confirme la supuesta agresión denunciada por el CDA Navalcarnero".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?