“No denuncié por vergüenza y miedo al despido”

Primera jornada del juicio por supuestos abusos sexuales de un jefe a su empleada en una empresa de Leganés

Exteriores de la Audiencia de Madrid /

La joven presunta víctima de los abusos sexuales, que precisó de tratamiento psicológico, ha asegurado ante el juez sentirse “una mierda” y ha reconocido que no denunció desde el primer momento “por vergüenza y miedo” a ser despedida ella misma y su padre, debido a que la empresa se encontraba en pleno proceso de recorte de plantilla.

Durante su comparecencia en la Audiencia Provincial de Madrid la mujer ha relatado un primer episodio con tocamientos de los pechos y sus “partes íntimas” en el despacho de su superior, pese a que le dijo que parara hasta tres veces. En una segunda ocasión, en la parte trasera de la furgoneta, ha indicado que la obligó a realizarle una felación. Según la versión de la víctima en la tercera ocasión consiguió que el supuesto agresor parara después de tocarle el pecho y el trasero. El cuarto episodio le supuso “el peor día” de su vida, ya que habría sufrido los mayores abusos, y según la Fiscalía se corresponderían con penetraciones vaginales y anales.

El acusado ha negado todos los abusos y ha indicado que “jamás” le ha tocado “un solo pelo”, además de no haber estado a solas más de un minuto. El superior jerárquico de la supuesta víctima ha atribuido la denuncia a la intención de “asegurar los puestos de trabajo de ella y su padre”. Asimismo ha añadido como causa de la denuncia su mala relación con el padre de la joven fruto de la competencia por ascender en la empresa. El padre ha negado esta competencia y ha reconocido que encontraba a su hija “muy rara” hasta que otra compañera le contó lo que pasaba. Finalmente una compañera de danza de la joven ha confirmado su versión de los abusos, añadiendo que perdió peso y tuvo crisis de ansiedad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?