Wenceslao López: “Claro que el gobierno municipal debería acordar una postura común y dejarse de posturas electoralistas”

El alcalde de Oviedo anuncia la muerte de la ronda norte tras su reunión con el ministro De la Serna e invita a sus socios de gobierno a pensar a largo plazo, lejos de jugadas partidistas

Wenceslao López en los estudios de Radio Asturias-SER /

Un día después de su reunión con el ministro de fomento con la ronda norte de Oviedo sobre la mesa, Wenceslao López da por descartado ya este proyecto elaborado en tiempos de Francisco Álvarez Cascos en el ministerio. De hecho, el alcalde, tras una reunión que califica de necesaria, prefiere cambiar hasta el nombre y hablar de los accesos a la capital por el norte. El proyecto saldrá de las tres alternativas que propondrá el estudio previo que ha encargado el ministerio. Incluso han acordado las mismas líneas rojas: que se abandone el proyecto actual, que la actuación preserve el monte Naranco, que sea una solución de futuro para los barrios afectados y que no acabe en la glorieta de Luis Oliver, para evitar así que agudice la congestión de tráfico que se produce en la entrada a la ciudad por la Autovía de la Industria.

Otra cosa que tiene clara el alcalde de Oviedo es la necesidad de que todos remen en la misma dirección. Lo ha dicho en Asturias Hoy por Hoy al referirse a la vía rápida de la Pixarra que plantea SOMOS: “La postura común debería ser lo normal en estos casos. Hay que tener en cuenta que las infraestructuras superan la duración de un mandato y deben abordarse al margen de criterios partidistas y electorales”. Además, afirma López que cualquier otra propuesta que no conecte la A-63 con la A-66 no contaría con la financiación del estado “porque entraría en colisión con lo planteado por el ministerio al no conectar dos vías de titularidad nacional”.

Los 20 millones de Euros que el consistorio debe pagar por la liquidación del contrato del palacio de congresos, tras la decisión del Tribunal Supremo de no admitir el recurso del ayuntamiento, suponen todo un desafío a la cuadratura de las cuentas que debe aprobar el equipo de gobierno de Oviedo: “Por el Calatrava, los ovetenses ya hemos pagado. Lo hicimos con los terrenos del Vasco y los del Carlos Tartiere y con eso creíamos que estaba de sobra pagado”. Afirma Wenceslao López que el impacto de esta deuda se notará, no sólo en el capítulo de inversiones, de donde saldrá el grueso del pago; si no en el de gasto corriente, donde habrá que consignar los intereses desde 2014. No tiene claro aún el alcalde que proyectos se van a caer del capítulo de inversiones para este año “aunque probablemente aquellos que tengan problemas de plazos de ejecución serán los primeros en descartarse”.

Las farolas isabelinas o la relación con la patronal hostelera OTEA también han ocupado parte de la charla que hemos mantenido con el alcalde de Oviedo. Respecto a las luminarias y a la polvareda levantada por la decisión de retirar aquellas que se encuentran en mal estado, al parecer bastantes, dice “no poder entender que alguien nos critique por retirar las que suponen un peligro para la seguridad de los ciudadanos, a no ser porque esté ciego”.

Con los hosteleros afirma mantener, con todo, una relación cordial “eso sí, cada uno en su lugar”. Tampoco entiende López las críticas de OTEA: “La sanción impuesta al establecimiento por tener clientes consumiendo en la vía pública se impuso después de meses de avisos y reiterados requerimientos. No pueden pretender que nos saltemos la ley”. Respecto a la tardanza, denunciada por los hosteleros, en tramitar las licencias de las terrazas admite que es muy posible que se esté produciendo: “Sería una consecuencia más de la falta de personal que tiene este ayuntamiento y que, por ley, no puede solucionar a pesar de contar con el dinero necesario para remediarla”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?