Un mordaz sermón y la quema de las sardinas ponen punto final al Carnaval de Palencia

Unos Carnavales que han contado con el respaldo del público a pesar de la lluvia y del frío

El cortejo fúnebre del Entierro de la Sardina a vuelto a recorrer las calles de Palencia para finalizar el Carnaval de 2018 /

Palencia ha despedido los Carnavales con actividades y fiestas infantiles en los barrios y la Carpa del Salón y con el acto principal del "Entierro de la Sardina".

El cortejo fúnebre ha recorrido las calles de la ciudad desde la Plaza de San Pablo hasta el Paseo del Salón donde se ha procedido a la quema de la sardina oficial y las que han participado en el concurso que este año se estrenaba.

Como ya es tradición el Entierro de la Sardina ha contado con el responso de nuestro compañero Juan Francisco Rojo, que ataviado de cardenal, ha repasado la actualidad de los últimos meses en clave de humor con un sermón ácido y mordaz que reproducimos a continuación:

Antes que nada, Señor, te pido que me protejas para que no se querelle nadie contra mí. Que son malos tiempos para el humor y todo el mundo se cree en el derecho de ir a los juzgados. También te pido que me ilumines para tener más gracia que los últimos presentadores de los premios Goya. Un saludo al concejal de Fiestas que últimamente está gafado. Con la sequía que hay y sólo llueve cuando organiza un acto festivo. La que cayó en la Cabalgata y sobre todo el día del pregón de las fiestas de San Antolín. Que yo pensé que iba a aparecer Noé. Eso sí, ese día no se formaron charcos, porque todo el agua lo absorbió el parqué del Pabellón de Deportes.

Queridos hermanos aquí congregados, unidos en la fe de conseguir una Palencia mejor. Cuentan las Sagradas Escrituras que Matusalén falleció a la provecta edad de 969 años. Y cuentan que al exhalar el último suspiro dijo: “no siento morir; lo que siento es no ver inauguradas las obras del Pabellón Municipal de Deportes que comenzaron cuando yo era adolescente.” Señor, intercede para que el violinista Ara Malikian, que tiene previsto actuar dentro de un mes en el Pabellón, no tenga que hacerlo sorteando a los obreros que tienen que colocar el parqué. Ilumina al Alcalde para que la próxima fecha que dé, sea la definitiva y protege a los integrantes del equipo de baloncesto, el Chocolates Trapa, que, efectivamente últimamente están como el chocolate: espesos. Ha sido remodelar el pabellón, y empezar a perder. Lo mismo pasó con Heliodoro y el Fútbol. Hizo el del Sector 8 porque el fútbol provincial iba a llegar a lo más alto y mira cómo acabamos. Por cierto, vuelve al fútbol provincial el innombrable. Vuelve Alberto Villegas. ¿Qué hemos hecho Señor para merecerlo? Otro equipo que se carga.

Queridos Hermanos: contaban los Corintios en sus cartas a San Pablo que Marta Domínguez, la ex atleta, ex política, ex aspirante a Policía Nacional, ex en casi todo… tenía intención de presentarse a las oposiciones de la Policía Local. Sin duda, tiene mucho morbo que te pare Marta Domínguez, te haga un control y te diga que has dado positivo.

Feligreses que me acompañáis en este responso con el que despedimos el Carnaval, os recuerdo que este año estrenamos concurso de sardinas. Lo íbamos a hacer de besugos; pero hay tanto besugo por la calle, que si se presentan todos, enlazamos con el próximo Carnaval. Y no miro a nadie. Que cada uno saque sus conclusiones.

Señor: tú que todo lo puedes, extiende tu manto protector sobre el comercio palentino, que no pasa por uno de sus mejores momentos. Ha sido hacer la campaña de “Palencia Ciudad de Compras” en diez estaciones del Metro de Madrid y cerrar Cebrián, Bershka, Pull & Bear, Nanos, Sony Gallery y lo que te rondaré morena. Te ruego que no se les ocurran más campañas brillantes.

Milagro de la multiplicación. La Biblia relata el milagro de la multiplicación de los panes y los peces por parte de Jesús. Sin embargo más célebre fue el intento de milagro de Alfonso Polanco de multiplicación de los aparcamientos en los entornos del Hospital. En el nuevo hospital se cobrará hasta por aparcar camillas en urgencias y otras dependencias aledañas. Recuerda a nuestros gestores que la Sanidad Pública es gratuita y universal.

Guía, Señor, al Portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Palencia; que un día se va a equivocar y se va a sentar en el sillón del Alcalde. Van tanto de la mano ambos, que ya no se distingue el naranja del azul.

A los de Ganemos rescátales de la asamblea perpetua en la que viven. Ilumina a los de Podemos, más que nada para que se les vea alguna vez y que sepan la gente quienes son. Y a los del Partido Socialista dales un GPS que están más perdidos que los hijos de Julio Iglesias en el Día del Padre.

Tú que guiaste a los apóstoles para escribir la Biblia, guía a nuestros munícipes para que de una puñetera vez impulsen el Plan Director de los Cerros del Cristo y San Juanillo. Y elevamos nuestras oraciones, ahora que se va remodelar el parque de los Jardinillos. Vela porque no se cometa el mismo crimen que se perpetró en el parque del Salón de Isabel II. Y es que los arquitectos, cada vez que tocan un parque de Palencia, lo “escojonan” entero. Son capaces de cargarse el Palomar.

Pide a nuestro Ayuntamiento que no se siga cargando las rotondas de la ciudad con extraños ornamentos. La última, la rotonda de la Plaza de San Lázaro, donde se ven dos figuras que parecen ir de copas a la zona de la Puebla.

Guía a tu hijo el ex alcalde de Palencia, Heliodoro Gallego, que desde que no ejerce como regidor se ha convertido en el fotógrafo oficial de la ciudad. Cada día se parece más a la gárgola del fotógrafo de la Catedral.

Polanco dice que ya no descarta presentarse a la reelección. Rajoy, que ayer estuvo en Palencia, quiere seguir como Presidente, Armisén seguirá en el poder en uno o más cargos, y ya la eligen hasta para presidenta de la comunidad de vecinos… ¡Qué tendrá el poder! y nuestro amigo Fernandito El Librero, aquí presente, está aquí porque va a todo lo que es gratis, sin cargos. ¡Ay, Fernando, unos tanto y otros tan poco! No te preocupes, tú eres el Rey del Autostop, y ese cargo no te le quita nadie.

Petición: acuérdate, Señor, de desalojar del templo a los mercaderes que tienen medio Palencia en propiedad y que acribillan a los comerciantes con alquileres abusivos. Sobrevivir con un negocio en la Calle Mayor es más difícil que una obra municipal acabe a tiempo. Desata tu ira contra los usureros que tanto daño causan y que en nada contribuyen al desarrollo de la ciudad.

Señor, en este año de sequía quiero acordarme de nuestros hermanos de la ciudad de Valladolid. Envíales la lluvia, pero envíasela en sus fiestas. Que les llueva todos los días de fiesta por invadir las fechas de San Antolín en Palencia. Y antes de nuestras fiestas, envía también algo de lluvia a nuestra provincia; que la sequía ha sido tal, que las vacas de la Pernía han dado leche en polvo.

Señor, tú que iluminas a los humanos en sus decisiones, se te olvidó iluminar a quien decidió abrir Renault para turistas. Yo creo que es un truco para que los turistas acaben fabricando los coches sin cobrar un euro. A fin de cuentas tan poco está tan mal pensado. Renault siempre se ha dedicado a los “turismos”.

Y permíteme que me ponga serio para pedirte .que cese de una vez la precarización laboral y la desigualdad salarial entre hombres y mujeres. Frena la terrible lacra de la violencia de género y envía al infierno a La Manada y otros machitos que creen tener carta blanca con las mujeres

Comunicaciones: Antes de pasar a la última parte del responso, tengo que confirmaros que Puigdemont ha entrado en España por Palencia. Le buscaban en maleteros y otros cubículos y recintos. Al final ha entrado por la carretera de la subida del cerro del Cristo del Otero. Como es más oscura que la boca del lobo, no se ha enterado ni Dios.

Entre la pelambrera, ¡Qué envidia de pelo tiene ese hombre!, se ha puesto una linterna, se ha calzado unas mallas y se colado en la ciudad camuflado entre los de “Corriendo por Palencia”.

Llega el momento de la incineración, de la juerga y de la perversión:

Los pecados de la carne

De los que por aquí transitan

En el fuego se purifican

Y olvidamos el desmadre.

Durante unos días fuimos

Lo que quisimos ser

Bajo el disfraz hicimos

Lo que no nos atreveríamos a hacer.

Se va Don carnal

Viene Doña Cuaresma

No creáis que hicisteis mal.

Y quemamos la sardina pecadora

La quemaremos con saña.

Pero aunque nos demos maña

La sardina es lo que nos espera.

Con el fuego arde el disfraz

Que no nos pondremos más.

Hasta el siguiente Carnaval.

Arde, sardina, arde

Que por mucho que nos empeñemos

Contigo nos quedaremos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?