16 años de prisión para el guardia civil que mató a tiros a un marroquí en 2016

La victima recibió un disparo en la sien, a modo de ejecución extrajudicial

La pena impuesta de dieciséis años de prisión fija un delito de asesinato y señala que Ángel Luis Viana permanecía afectado por un proceso sicótico reactivo que le llevó a creer en la inminencia de un atentado yihadista en el que él estaba llamado a evitarlo por todos los medios.

En el condenado el tribunal considera que concurre la eximente incompleta de trastorno mental transitorio, ha sido condenado también a cuatro meses de prisión como autor penalmente responsable de un delito de conducción temeraria.

Como recogió en su veredicto de culpabilidad el jurado popular que siguió la vista oral de su juicio, el condenado, antes de disparar hasta la muerte a su víctima, puso su coche en paralelo al que conducía Younes Slimani, realizó dos disparos intimidatorios y lo embistió hasta hacerle perder el control y obligarle a chocar contra la bionda izquierda de la carretera.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid acredita las circunstancias agravantes de la responsabilidad criminal de alevosía y ensañamiento.

En el caso de la alevosía, por la reiteración de disparos, por la fractura de fémur que le produjo a la víctima uno de esos impactos y por la agresión posterior cuando ya carecía de toda posibilidad de defensa.

En cuanto al ensañamiento, por el incremento innecesario e inhumano del padecimiento y el dolor que causó a la víctima cuando ésta no ofrecía resistencia alguna. Después, recibió un tiro en la sien como si se tratara de una ejecución.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?