MOTOCICLISMOMarc Márquez gana en Japón y conquista su quinto título de MotoGP

Paco Arcas: "Qué mayor homenaje que el cariño que me tenéis"

El 'alcalde' de Triana, dueño de Las Golondrinas, lleva ya unos cuantos en su cuerpo, pero todavía queda sitio para el que le van a dar este jueves en el Hotel Zenit en Pagés del Corro

Paco Arcas ha sido cartero, sindicalista, es el dueño del bar Las Golondrinas, fue presidente del Triana Club de Futbol y es bético hasta la médula. Pero sobre todo es un gran trianero.

Antes de ser cartero, estuvo trabajando en los barcos de la compañía Ybarra con los que dio la vuelta al mundo unas cuantas veces. Consecuencia de esto fue que apareciera a finales de los 50 o principio de los 60 con un pendiente en la oreja para gran escándalo de la época, pero era la seña de identidad de los marineros que pasaban el cabo de Hornos y no era cuestión de evitar el rito. Además, le facilitó conocer a una alicantina que luego sería su mujer, porque el encuentro se produjo también en un barco: él iba a trabajar a Mallorca y ella a la boda de unos familiares. Allí “surgió la conversación, luego alguna que otra llamada… y hasta hoy”. Y es que ya son muchos los años los que lleva pateando esta parte de Sevilla a la que adora y de la que fue ‘alcalde’, tanto que aún lo llaman por este apelativo cuando va por la calle. Muy emocionado, nos ha atendido en Hoy por Hoy Sevilla:

También ha sido político con el sólo interés de mejorar su barrio durante los años ochenta, cuando formó parte del equipo del gobierno socialista de Manuel del Valle como delegado de distrito, un cargo que le valió el título de ‘alcalde de Triana’ y desde el que mostró su talante cuando coreaba en los plenos “Triana, puente y aparte”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?