A VIVIR MADRID | EL MADRID DE...

De un alquiler en la Glorieta de Bilbao a dar la vuelta al Mundo

Conocemos el Madrid de María Pagés, la cantaora y coreógrafa de flamenco que inaugra el festival Ellas Crean de este año

María Pagés en la terraza de la Ser /

El 1 de marzo se inicia en Conde Duque la decimocuarta edición del festival Ellas Crean. Dentro de este festival no faltarán, como cada año, debates, mesas redondas, ciclos de poesía Y música. Hoy conocemos el mapa de Madrid de una de las participantes de esta edición que, aunque no nació en Madrid, la siente tan dentro como si así hubiera sido; al igual que le ocurre con el flamenco, aunque no le viene de cuna, lo ha desarrollado como tal. Ella es María Pagés y ella crea, crea mucho e inaugura este festival de Ellas Crean. 

El Madrid de María Pagés

"Nosotras creemos y creamos" añade como detalle la bailaora y coreógrafa, "este Festival lleva años al pie del cañón". Al pie del cañón tanto el Festival como las ideas que defiende el mismo. "Es una pena que aún tengamos que seguir en estas", asegura Pagés y añade segura que "la vida, la sociedad, no puede avanzar si no avanzamos juntos".

Juntos y comprometidos, porque esta es una de las ideas que recorre a diario la mente de María Pagés. "El arte como compromiso cuesta entenderlo porque los intereses van por otra parte; pero la cultura y el arte nos iguala a todos y por eso tiene obligatoriamente un compromiso social". Además dice que, sin compromiso, el arte "deja de ser arte y empieza a ser otra cosa".

En sus composiciones reivindica el papel de una mujer auténtica y fuerte. Quizá inspirada en la joven Pagés que llegó en plena adolescencia a Madrid y pronto comenzó a viajar por el Mundo. "Una mujer me alquiló una habitación en la Glorieta de Bilbao. Se me pone la piel de gallina al recordarlo". Dice sentir ese momento con ternura, esperanza "y mucha ilusión". "Vine con una fuerza, decisión, fe y ganas a Madrid, además me acogió tan bien". Además, aunque su cuna no fue flamenca, "mis padres entendieron que el flamenco era mi vocación y me apoyaron y lo vivieron siempre con ilusión".

En Madrid se perdió entre los pasillos de la escuela flamenca Amor de Dios. "Es un mito para cualquier flamenco en Madrid, antes estaba en la misma calle Amor de Dios, ahora en Antón Martín, al lado". Después de la Glorieta de Bilbao es el segundo lugar al que se acercó sin dudarlo. "Cuando legué a Madrid fui allí y se me abrió el mundo. Te cruzabas con Antonio Gades, ensayábamos con María Rosa... aquello era un mundo dentro de Madrid. Iba de diez a diez".

María Pagés con Puri Beltrán, durante la entrevista / Jesús Blanquiño

Una chincheta más a colocar en el mapa de Madrid de María Pagés, El Prado. "Cuando tengo tiempo libre me gusta ir allí porque siempre hay algo que ver, que descubrir; ya solo el paseo desde casa es maravilloso". A veces solo lo visita para dejarse llevar; "no quiero ver muchas cosas, simplemente dar un paseo".

Dejarse llevar como nosotros lo hacemos con cada una de sus composiciones y cada uno de sus movimientos porque, como decía José Saramago, "ni el aire ni la tierra son iguales después de que María Pagés haya bailado".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?