¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Gómez Sanmiguel: "A pocos días de la Semana Santa, ya no podemos cambiar nada"

El presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías entiende que haya debate, pero deja claro que el momento de hablar no es ahora, sino "en el mes de mayo o de septiembre"

Francisco Gómez Sanmiguel afronta sus días más apasionantes del año. Llega la Cuaresma y la actividad en las hermandades y cofradías de la ciudad es frenética. Actos, cultos, vía crucis, ensayos y un largo etcétera jalonan lo que queda de mes y muchos días de marzo hasta que las palmas y los ramos llenen las calles el día 25 con la primera Cruz de Guía en la Carrera Oficial. Sanmiguel preside la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba. Es su segundo mandato, en el que tiene un objetivo primordial: Asentar la Carrera Oficial en el entorno de la Mezquita Catedral y aprobar los nuevos Estatutos de la Agrupación. Dice entender todas las opiniones, pero lo cierto es que se muestra dolido con las críticas que llegan desde distintos sectores por el traslado de la Carrera Oficial a la Judería. Para Sanmiguel, esas críticas siempre llegan a pocos días de la Semana Santa, cuando ya no hay margen de maniobra para corregir los desajustes que entiende que aún puede haber. Hermano de la Pasión y cofrade desde los 9 años, Francisco Gómez Sanmiguel reparte sus días entre sus clases  (es maestro), sus hijos, las cofradías y un continuo aprendizaje que le ha llevado a tomar clases de inglés en sus ratos libres. Afable y cercano, sueña con una Semana Santa grande, abierta al mundo sin renunciar a sus señas de identidad. Hablamos con el presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías. 

¿Cómo van esas emociones ya a tan pocos días para que arranque la Semana Santa?

Las emociones están a flor de piel. Llevamos ya muchas semanas trabajando, también la Cuaresma con los cultos y los distintos actos que estamos organizando, tanto la Agrupación como las hermandades y bueno pues ya poniendo un poquito el punto de mira en el Domingo de Ramos

¿Cómo se prepara uno para para esta época? Supongo que se siente un gusanillo especial…

Pues la ciudad la veo hasta más bonita en esta época. Es verdad que te vas haciendo el cuerpo. Ten en cuenta que hoy en día el trabajo de todas las hermandades dura casi todo el año. Desde que termina la Navidad comenzamos ya en una con una espiral de actos que sin darte cuenta, desemboca en el Miércoles de Ceniza y a partir de ahí pues continuar hasta la Semana Santa.

¿Qué significa para ti la Semana Santa?

La Semana Santa es una celebración religiosa, evidentemente, como cristiano que soy. Para mí, es la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús y es una semana que vives con una intensidad como no vives otra en el año. Desde que estás en navidades ya tienes un poco esa ruta cogida hasta que llega la Semana Santa y bueno pues cuando llega, muchas veces no te das ni cuenta de que ha llegado y te da incluso pena de que con el Domingo de Ramos empieza a terminarse. Es una fiesta que he vivido siempre con mucha intensidad.

¿De dónde te viene todo esto? ¿Cómo es el Francisco Gómez Sanmiguel que de niño empezaba a interesarse por las cofradías y por todo esto?

Me imagino que como todos los chiquillos. Tus padres te llevan a ver procesiones. Yo recuerdo que mis padres me llevaban por la mañana a ver la Borriquita y era un día especial porque en mi casa se llevaba eso de que el Domingo de Ramos había que estrenar algo. Era el día que se tomaba el primer helado. No es como ahora que durante todo el año tienes los helados a disposición. Era el día en que te cambiabas del pantalón largo al pantalón corto. Era un día muy especial. Nosotros veíamos por la mañana la Borriquita y por la tarde, la procesión de la Hermandad del Amor. Vivíamos en el sector sur hasta los 8 años y yo entonces no sabía ni que existían otras procesiones. Un año, estando en casa de mi abuela el Domingo de Ramos, por la tarde después de haber visto la hermandad del Cerro mi abuela decidió que íbamos a ir a ver al Rescatado. Me quedé un poco pillado, yo no sabía que había otras procesiones. A partir de ahí quise ver más y obligaba a mi padre a sacarme por las tardes para ver otras cofradías. Poco a poco fui entrando en esa dinámica y con diez años tuve mi primera experiencia como nazareno con la Hermandad del Descendimiento. Me llamaba mucho la atención. Yo quería salir de nazareno y en aquel entonces la cofradía salía muy temprano porque era la que abría el Viernes Santo. Como era la primera pues también se recogía en una hora, digamos prudencial. Recuerdo que mis padres iban casi por todas las esquinas a ver si me pasaba algo o si me faltaba algo. Yo les decía que iba muy a gusto. Luego, con el tiempo ya me incorporé a la hermandad de Pasión pero lo hice como costalero.

¿Ha cambiado mucho la Semana Santa de Córdoba desde aquellos años a la que vemos actualmente?

Mucho. Ha cambiado todo. A nivel patrimonial ahora es otro mundo. También ha cambiado en la forma cómo se vivía en la calle. Yo recuerdo ver las cofradías en la calle y estar mi padre y yo solos un Lunes Santo viendo la Sentencia. Hoy en día las hermandades están arropadas por toda la ciudad y forman parte de lo que es el propio tejido de la de la ciudad. La acción social de las hermandades en todo el año hace también que las personas se acerquen a ellas por la labor social que realizan. Además, están todos los actos culturales que realizan y todo eso ha hecho que las hermandades, de alguna forma, sean una parte muy importante de la ciudad. En aquel entonces la Semana Santa era muy tranquila. Recuerdo los palcos en el Bulevar y cómo se retiraban para que desfilara la Policía Militar que acompañaba al Sepulcro. Son estampas que se te quedan grabadas.

Y de todo aquello… hasta presidir la Agrupación…

Todo eso que viví fue lo que me llevo primero a llegar a mi hermandad como costalero. De ahí pasé a la Junta de Gobierno y a diseñar la página web que este año por cierto, cumple la mayoría de edad. Llegué a ser hermano mayor y de ahí pues el salto a la Agrupación.

¿Duele mucho la cabeza siendo presidente de la Agrupación o es más satisfactorio que preocupante?

Bueno, tienes ratos en los que te duele la cabeza y ratos que realmente para los que nos gusta esto, pues disfrutamos mucho. En estos años que estamos hemos abordado muchos proyectos. Las Magnas que hemos hecho, el acuerdo con todas las hermandades para que bajáramos a la Catedral, después el traslado de la Carrera Oficial que desgasta mucho por lo que es la negociación continua con la autoridades y con las propias hermandades. Pero luego lo cierto es que tiene grandes satisfacciones y como cofrade, la verdad es que estoy viviendo unos años muy bonitos.

Y hablando de la nueva Carrera Oficial, ¿qué opina de la polémica que ha generado este asunto sobre todo en lo relativo a los accesos la misma?

Yo creo que en todo esto hay muchas opiniones que están malintencionadamente dirigidas. La Carrera Oficial no está privatizada. Es como ha sido siempre, con sus palcos, con sus sillas y además precisamente en esta carrera oficial hemos dejado el mejor espacio de todos, que es el Patio de los Naranjos, para que se pueda acceder libremente y además este año vamos también a dejar media calle magistral González Francés para que la gente pueda acceder libremente. No se privatiza nada. Lo que ocurre es que hay instituciones y personas que al llegar la Cuaresma ven en este tipo de críticas la posibilidad de tener su minuto de gloria, de ganar notoriedad. A treinta días de la Semana Santa, que me diga una asociación de vecinos que hay que hablar sobre la carrera oficial me parece absurdo. Esto se puede plantear en el mes de septiembre o en el mes de mayo pero cuando quedan 35 días, sinceramente no, porque ya está todo totalmente organizado y está todo preparado para empezar a montar dentro de cinco o seis días. Ahora no es el momento de hablar de esto. Hay muchas opiniones que te digo que vienen políticamente dirigidas y bueno pues hay que torearlas cómo buenamente se pueda, convivir con ellas. Evidentemente yo soy consciente de que el primer año hubo errores y desajustes y estamos tratando de corregirlo este año. Esto no quiere decir que este año vaya a ser perfecta. Hay que tener en cuenta que el último año de la carrera oficial en Las Tendillas hubo modificaciones y te hablo de una carrera oficial que ha estado décadas. No queramos que en un año o en dos la nueva carrera oficial sea perfecta. Habrá que ir ajustando cosas y habrá que ir mejorando. Creo que este año, en el sentido de los accesos vamos a ganar bastante.

¿Qué es lo que más te ha molestado?

La verdad es que ya te lo tomas todo con cierta distancia. Trato de no molestarme pero es cierto que te incomoda que haya colectivos que aprovechan la Cuaresma para tratar de salir en los medios para tratar de hacer daño. Creo que todo es mucho más sencillo. Esto es como todo yo siempre digo, que el que protesta es el que no está de acuerdo. El que sí lo está, que normalmente suele ser la mayoría, pues como está de acuerdo, está bien y no dice nada. Normalmente los que protestan son minorías. Yo entiendo que en el mes de mayo o en el mes de junio se me diga que vamos a sentarnos a ver si se puede cambiar algo pero ahora, en estas fechas todos sabemos que es imposible cambiar. El ruido ahora simplemente es para sacar el minuto de gloria.

Más allá de la parte religiosa, hay una parte de esta celebración que tiene una evidente connotación económica y turística. La Semana Santa tiene un retorno económico muy grande para la ciudad…

Recuerdo una anécdota el año pasado cuando llegamos el Domingo de Ramos a la Carrera Oficial, una comerciante de la zona poco menos que me quería agredir porque decía que le íbamos a arruinar el negocio. El Domingo de Resurrección fui a despedirme de ella y a disculparme por cualquier inconveniente que hubiera podido sufrir. Sin embargo, me dijo que había ganado mucho más que cualquier otro año. Hoy día tú te vas a la zona de la Judería y a las 7 de la tarde están cerradas las tiendas, pero es que la Carrera Oficial empieza a las siete y media así que no me digas que te estoy arruinando el negocio porque es mentira, porque tú tendrías cerrado en un día normal. Hay cosas que se han utilizado malintencionadamente y siempre desde colectivos de cierta tendencia política para intentar relacionar este traslado que no gustaba a un cierto sector y no gustaba por razones que todos conocemos como la pelea que hay por la titularidad de la Mezquita y todos los movimientos que estamos viendo alrededor de la Catedral. Todo eso se ha aprovechado en muchos sentidos para atacar a esta Carrera Oficial.Desde dentro se está luchando por poner chinitas en el camino pero yo creo que económicamente hablando y así lo manifestaron los comerciantes al terminar la Semana Santa, fue un éxito para los comerciantes

¿Qué proyectos tiene en mente en este mandato al frente de la Agrupación?

Estamos liados con la reforma de los estatutos y es una cosa que tenemos que hacer sí o sí. Quiero dejarlo hecho para antes de que acabe el año, tanto los estatutos como el reglamento y luego ya nos meteremos de lleno en el de actos conmemorativos del 75 aniversario de la Agrupación de Hermandades y Cofradías que tendrá lugar el año próximo. Habrá que ver qué tipo de actos podemos organizar para que sean acordes a una celebración tan importante para una institución que es importante en la ciudad.

¿Hay que ser creyente para disfrutar de la Semana Santa?

La grandeza de la Semana Santa es tal que hay creyentes y no creyentes participando en ella. Las hermandades aglutinan a personas de toda condición y de todo signo político. Hay personas que ahora quizá pueden aparcar un poco más el tema de la religión y sin embargo, han sido costaleros.Te puedo citar a dos miembros actuales del Ayuntamiento de Córdoba, dos importantes ediles que ahora están en contra de todo esto y que han sido costaleros. Me imagino que se puede se puede disfrutar de la Semana Santa sin tener fe.

¿Cómo es su día a día cuando no está metido de lleno en el mundo cofrade?

En esta época del año estoy más ocupado de lo normal, lógicamente, pero bueno, ocupo mi tiempo dando mis clases, porque soy profesor. También soy alumno con unas clases de inglés que estoy tomando. El día tiene 24 horas y es cuestión de distribuirlas correctamente. Se intenta como como buenamente se puede. En esta época la verdad es que las horas libres son muy escasas.

Dígame uno o dos sitios emblemáticos para ver una procesión en concreto en un punto que igual no es tan conocido pero que es mágico por alguna razón…

Pues por ejemplo mi hermandad de Pasión, en el arco de Caballerizas. Creo que es una estampada clásica de nuestra Semana Santa que no se ha perdido con el traslado de la Carrera Oficial y que creo que merece la pena verla. Al final cada uno tira para su hermandad.

¿En el mundo de las hermandades también pasa como en el fútbol, que cada uno tira para su equipo y hay un poquito de pique sano?

Sí, algún hooligan hay también, pero vamos, lo normal es que cada uno trabaje para su hermandad y disfrute con ella. Es normal. Tú eres de una, yo soy de otra, pero no tengo más problema en eso. Siempre está la rivalidad sana de tratar de mejorar el día a día en la compostura de la cofradía la calle, de enriquecer el patrimonio con los mejores enseres pero eso es una dinámica lógica y razonable y no supone una pelea entre unos y otros. Esto no es como el Madrid-Barça.

Presidente, ha sido un placer charlar con usted…

Nos vemos ya en la calle, a ver si Dios quiere y tenemos una magnífica Semana Santa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?