Mejoran los embalses y crecen los ríos en las últimas horas

Los aportes de lluvia inician la mejoría de los dos sistemas hídrológicos de Salamanca

Las lluvias, necesarias en este año hidrológico -el que comenzó el pasado 1 de octubre y concluirá el próximo 30 de septiembre- han cambiado radicalmente la situación de los ríos y embalses de la provincia de Salamanca.

Tanto las precipitaciones como el deshielo de algunas zonas, caso de las Sierras de Gredos y Béjar, motivan que ahora los ríos y cauces de la provincia hayan experimentado una subida. En el caso de los pantanos, el de Santa Teresa ha crecido casi 20 hectómetros cúbicos tras las lluvias; de 190 ha pasado a contar, a fecha de este jueves, 1 de marzo, con 208 hm3.

El embalse del Águeda suma ahora 5,12 hm3, por los 4,8 hm3 que contaba antes de las precipitaciones. En el caso de la presa de Irueña, el volumen embalsado es de 28,66 hm3, algo más respecto a la pasada semana, cuando contaba con 27,7 hm3.

Mirando ya a los ríos, el río Tormes experimenta una fuerte crecida en todas sus zonas: tanto a su paso tras abandonar la presa de Santa Teresa, como en la ciudad de Salamanca, y en su llegada a Ledesma, kilómetros antes de adentrarse en la presa de la Almendra. De hecho, al paso por la capital charra, el río Tormes suma un caudal de 17 metros cúbicos por segundo, 15 más respecto a la semana pasada, antes de las lluvias.

Pero donde más se nota la crecida del río salmantino es a su paso por Puente del Congosto: este jueves, a primera hora, el río circulaba con casi 194 hm3 por segundo.

La situación de sequía da paso en este caso a unas fuertes crecidas que continuarán en los próximos días puesto que las lluvias seguirán presentes, según la AEMET, al menos, hasta el martes próximo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?