La movilización feminista desborda las previsiones de asistencia en Oviedo

La plaza del ayuntamiento acogió al mediodía la concentración a la que se sumaron cientos de mujeres y muchos hombres bajo el lema “Si nosotras paramos, se para el mundo”

La respuesta ante esta convocatoria ha superado con creces las expectativas de la Comisión del 8M, las organizadoras, que hablan de una huelga histórica en este Día Internacional de la Mujer, más allá de las cifras de seguimiento que finalmente arrojen los paros laborales. Los actos de hoy, enmarcados dentro de la huelga laboral, de cuidados, estudiantil y de consumo que durará toda la jornada, finalizarán a las siete de la tarde con una gran marcha que partirá desde la Plaza del Humedal de Gijón, a la que Susana Moral y Sara Combarros, miembros de la organización del 8M, llaman a la ciudadanía a participar tras "el éxito  que se acaba de demostrar en la calle. Esperamos un absoluto desborde, que cada vez más mujeres y organizaciones se suman"

Entre las asistentes hemos visto estudiantes, madres con niños, mujeres pensionistas, amas de casa. Todas ellas consideran que ya es hora de que la igualdad sobre el papel se haga realmente efectiva.  Algunas han estado en la manifestación "en parte por mi, que desde pequeña he notado la desigualdad" pero también por las que no pueden estar porque "la presión sigue ahí, sigue maquillada, pero sigue ahí". La huelga es además, una huelga de cuidados porque en muchos casos, estas tareas recaen sobre las mujeres. Lo comentan algunas de las que tienen más edad, que han vivido como "mi madre por ejemplo, nunca consintió que mis hermanos ayudaran en casa, ella trabajaba fuera y lo hacía todo y nunca consintió que mi hermana y yo no hiciéramos todo". Las hay que no han tenido necesidad, porque "en casa no hago huelga de cuidados porque las tareas son compartidas. Pero yo vengo (con los niños) a dar ejemplo"

La desigualdad y la discriminación machistas que denuncian las convocantes de la huelga feminista tiene otra cara que a veces queda, según ellas mismas reconocen, desenfocada: la de quienes además de por su condición de mujer, sufren la discriminación por su condición de inmigrantes. Huda es saharaui aunque lleva muchos años viviendo en Asturias. Es una de las participantes del programa para mujeres de Asturias Acoge que ha decidido salir hoy a la calle ante la doble discriminación porque "el problema ya no es el del machismo general; es el de venir aquí, y tener que adaptarte y que algunos te lo pongan más difícil. Nos dicen que por llevar pañuelo pues eso nos quita libertad y no es así. La lucha feminista no es una cuestión europea, sino mundial. Todas luchamos al final por lo mismo"

Radio Asturias

 En la manifestación de Oviedo hemos visto también a muchas mujeres acompañadas por sus parejas hombres, padres, amigos o hermanos.. Ellos entienden que la lucha contra el machismo no es sólo cosa de las mujeres y han decidido sumarse por una sociedad mejor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?