¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CASO GABRIEL CRUZ

El acosador de Patricia sufre un trastorno bipolar con medicación desde hace una década

D. M. F. A. está en prisión para cumplir una condena de tres meses por un delito de acoso de 2016

El acosador de Patricia, la madre del pequeño Gabriel, en una entrevista. /

El primer impulso en la investigación sobre la desaparición del pequeño Gabriel Cruzen la barriada de Las Hortichuelas puso el foco sobre D. M. F. A. de 42 años de edad y vecino del municipio de Antas. La Guardia Civil movió sus piezas con la máxima velocidad en las primeras horas del suceso y arrestó a D. M. F. A. como principal sospechoso de la desaparición en Níjar.

La detención se produjo el pasado 28 de febrero y se sostenía sobre un dato objetivo, el quebrantamiento de la orden de alejamiento sobre Patricia Ramírez, madre del menor. D. M. F. A. anuló la señal de la pulsera de seguimiento GPS en las horas del suceso en Las Hortichuelas y abrió la primera gran línea de investigación para los agentes.

El sospechoso, condenado por un delito de acoso a la madre de Gabriel Cruz, pasó por los calabozos de la Guardia Civil. Sin embargo, los agentes agotaron el tiempo de custodia de 72 horas sin conseguir un testimonio que le vinculara presuntamente con la desaparición del niño en Níjar.

Su perfil psicológico tampoco ofrece oportunidades a los investigadores. D. M. F. A. de 42 años sufre un trastorno bipolar diagnosticado hace una década y requiere un tratamiento con fármacos. Según publica, Javier Pajarón en La Voz de Almería,  mostró un carácter muy reservado, encerrado sobre sí mismo e incluso con características de un trastorno depresivo agudo.

Estos rasgos se esbozaron en la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número Uno de Almería por un segundo caso de acoso a la mujer juzgado el 14 de febrero de 2018 (dos semanas antes de la desaparición del niño en Las Hortichuelas. “El acusado presenta una alteración afectiva de base que le determina una percepción alterada de la realidad, que supone una capacidad parcial para comprender la naturaleza e ilicitud de los hechos enjuiciados”, señala el magistrado Luis Miguel Columna. Esta “alteración afectiva de base” de D. M. F. A. estaría vinculada directamente con el cuadro de trastorno bipolar, diagnosticado y tratado con fármacos desde hace una década.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?