¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sí, se puede

El Córdoba sumó su tercera victoria consecutiva tras derrotar con justicia al Lugo. La permanencia, a siete puntos. Guardiola volvió a marcar en un partidazo de Reyes

Los jugadores celebran el gol de Guardiola /

El Córdoba sueña con la salvación y lo hace con todas las de la ley. Sumó su tercer triunfo consecutivo y demostró que tiene equipo para pelear por algo que hace un mes parecía imposible. Triunfo justo ante un rival que no tiró a puerta y que se quedó con diez en el primer minuto del segundo tiempo por la absurda expulsión de Fede Vico.

El Córdoba salió a por el partido desde el primer momento. Los jugadores de Sandoval muestran una cara que nada tiene que ver con el equipo de la primera vuelta. Ahora no solo defienden mejor, sino que buscan la portería rival con descaro y ciertas gotas de calidad que pudieron desnivelar el marcador en la primera parte. Los blanquiverdes fueron mejores y disfrutaron de algunas ocasiones pero el Lugo supo solventar el peligro y en algunos momentos, dejar claro que también tiene calidad.

Nada más comenzar la segunda parte de produjo una jugada clave del partido. Fede Vico fue expulsado tras ver la segunda amarilla en el primer minuto de la reanudación. Una autoexpulsión tan absurda como extraña. El Lugo tendría que remar con uno menos durante muchos y se aplicó en defensa.

El árbitro, que ya había anulado un gol a Aythami en el primer tiempo, repitió con otro de Guardiola en el segundo, éste por un fuera de juego muy justo.

Fue una segunda parte de asedio constante del Córdoba ante un rival metido en su área que sufrió de lo lindo para aguantar el empate. Reyes, Guardiola y Aguza estuvieron a punto de desnivelar el marcador pero a falta de 11 minutos, tras insistir hasta la saciedad llegó la justicia en forma de gol. Galán y Reyes se inventaron una jugada que Guardiola remató para adelantar a su equipo, provocando el delirio en la grada. Poco después Jovanovic perdonó la sentencia con un balón al palo y Juan Carlos, con un paradón espectacular doble también se sumó a la fiesta evitando otro tanto cantado de los blanquiverdes.

Los últimos minutos fueron casi un paseo para los locales, ante un Lugo impotente y en inferioridad que vio como se le fue una oportunidad de asaltar los puestos de play off.  El Córdoba suma su tercera victoria consecutiva y sueña, por derecho propio, con el milagro. La permanencia está a siete puntos y quedan 36 por disputar. Jugando así, desde luego, se puede. Claro que se puede.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?