Últimas noticias Hemeroteca

Diamanka evita la debacle con un golazo en Barcelona

El Numancia remontó de nuevo un 2-0 para empatar en un duelo del que le sobraron 70 minutos

Los jugadores del Numancia celebran el 2-2 marcado por Diamanka. /

Lo del Numancia fuera de casa sigue siendo un misterio. Le cuesta horrores ganar, pero por cuarta vez este curso fue capaz de rehacerse con el marcador en contra para igualar la contienda 2-2 (en otra ocasión, en Valladolid, para ganar 2-3). Lo hizo en Vallecas, Pamplona y León y esta vez en Barcelona, con un 2-0 que parecía insalvable a media hora del final, con un conjunto rojillo a la deriva, sin claridad de ideas, ni iniciativa, ni esperanza. Pero es la especialidad este año. Arrasate hizo tres cambios de una tacada y obró el milagro, gracias a Pere Milla, primero, y Diamanka, después, con un golazo del senegalés en el descuento.

ficha técnica

Barcelona B: Ortolá; Palencia, David Costas, Cuenca, Cucurella; Rivera (Carles Pérez, m. 79), Hongla, Aleñá; Nahuel, Abel Ruiz (Miranda, m. 89) y Ballou (McGuane, m. 70).

Numancia: Aitor; Markel Etxeberria, Unai Elgezabal (Diamanka, m. 62), Carlos Gutiérrez, Ripa; Escassi, Íñigo Pérez; Nacho, Dani Nieto (Pere Milla, m. 62), Pablo Valcarce (Marc Mateu, m. 62); y Guillermo.

Goles: 1-0, m. 37: Aleñá, de penalti; 2-0, m. 52: Abel Ruiz; 1-2, m. 72: Pere Milla; 2-2, m. 90: DIamanka.

Árbitro: Ais Reig (Colegio Valenciano). Amonestó a Cuenca, Hongla y Rivera (Barça B).

Incidencias: 2.127 espectadores en el Miniestadi.

Con un Numancia con 8 cambios en el once con respecto a la pasada jornada, la primera parte siguió el guión previsto, con la posesión del balón a cargo del Barcelona B y con el Numancia con una presión alta, propiciando que esa posesión fuera inocua y lejos del área visitante. Avisó Guillermo con un tímido remate a la media vuelta fácil para Ortolá. Era el cuadro soriano el que más buscaba el gol, pero con el desacierto de las últimas jornadas. Pablo Valcarce y Dani Nieto tuvieron sendos remates de cabeza que se marcharon fuera. Sin embargo, más clara fue la primera oportunidad culé, con un cabezazo de Hongla que despejó en la línea de gol Íñigo Pérez. La contienda se desarrollaba con mucho juego en el centro del campo, con ese dominio culé sin llegada, pero una buena incursión de Abel Ruiz en el área terminó con el derribo de Escassi a Ballou. El penalti lo transformó raso y al palo Aleñá. Naufragaba el Numancia, ante un rival casi inofensivo en ataque, aunque tuvo el empate en la zurda de Nacho, cuyo disparo cruzado se fue lamiendo el poste derecho de Ortolá.

ocho cambios

Buscaba Arrasate darle un nuevo aire al equipo después de dos derrotas seguidas y con mala imagen. Lo intentó con cambios, hasta ocho, en el once inicial. Aitor volvió a la portería tras su enfermedad; en defensa, sólo repitió Carlos Gutiérrez, con la sorprendente ausencia de Saúl, indiscutible en el lateral zurdo desde su llegada. En la medular, Escassi volvió al doble pivote con Íñigo Pérez, mientras que la línea de medios ofensivos se renovó, con la baja de Mateu, que tuvo problemas físicos durante la semana, y la presencia, muchos partidos después, de Pablo Valcarce. Por último, Guillermo repitió en la punta, con la baja por enfermedad de Manu del Moral.

Más centrado salió el Numancia tras el descanso, teniendo minutos de posesiones largas, intentando entrar por las bandas y por el centro, adelantando la defensa y mostrando más iniciativa. Pero sus esquemas se rompieron cuando volvió a aparecer Aleñá, con un gran pase al hueco que no desperdició Abel Ruiz, en el mano a mano ante Aitor. A falta de más de media hora se mascaba la tragedia, una nueva derrota, la tercera consecutiva para los sorianos, diciendo prácticamente adiós a los puestos de play-off. Poco poder de reacción se vislumbraba, así que Arrasate quemó sus naves: Diamanka, Marc Mateu y Pere Milla entraron por Elgezabal, Pablo Valcarce y Dani Nieto, con Escassi retrasando su posición al centro de la zaga, en ese ‘plan B’ de Arrasate que le funcionó en anteriores remontadas. Y funcionó. El equipo empezó, si no a funcionar bien, al menos a tener más empuje y algo de fe. La fe la encontró definitivamente a 18’ del final, con el gol de Pere Milla, con un buen testarazo a un no menos buen centro de Guillermo desde la izquierda. Aún con tiempo por delante, el Numancia se lo empezó a creer, no era la primera vez. Marc Mateu puso dos envíos desde la izquierda: el primero lo cortó Cuenca con Milla esperando en boca de gol y el segundo se paseó por el área sin rematador. Porfiaba el Numancia, pero el reloj avanzaba sin dilación y se acaban las opciones y el Barça B se mostraba ansioso por cerrar el partido al contragolpe con los sorianos volcados. Pero ya en el descuento, en un balón colgado al área, Nacho recogió el rechace y lo cedió atrás para Diamanka que con el interior colocó el esférico en la escuadra. Un golazo de bandera para salvar un punto, evitar la derrota y cerrar un partido en el que al Numancia le sobraron prácticamente 70 minutos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?