Últimas noticias Hemeroteca

Un secreto a voces

Los datos del observatorio canario de empleo del gobierno son demoledores. Las veinte primeras profesiones más demandadas en Canarias no requieren de título universitario. Tanto es así que la primera es camarera de piso, además de camareros de restaurantes y hoteles, guardias de seguridad, comerciales etc.

 Las cifras las daba ayer el periódico La Provincia y no me causan ninguna sorpresa, lo cual no implica que siga siendo un escándalo. Y en estos últimos años peor me lo ponen. Los empleos que se crean en Canarias son de baja o muy baja cualificación. Lo decíamos hace tiempo y vuelve a pasar lo mismo con los datos de Febrero en la mano.

 De nada ha servido el pedirle a la gente, jóvenes o no, que se formaran durante la crisis porque así tenían mayores posibilidades de encontrar empleo. Y ha pasado justo lo contrario, se han sobre cualificado para el mercado canario que no requiere de gente de alto nivel académico para el empleo. Lo que hemos repetido siempre. Y qué ha producido esto?, pues simplemente que la persona más formada debe salir fuera de las islas o de España para conseguir empleo. Los formamos con nuestro dinero público y le cedemos esa masa gris a otros estados.

 No hemos sido capaces de generar sectores o subsectores que demanden mano de obra cualificada y hemos seguido usando los altísimos beneficios que genera y sigue generando el turismo, tanto públicos como privados, para seguir haciendo lo mismo. Y así todos a esperar ser camareros o limpiadores con son profesiones muy decentes pero que no lo debemos ser todos y todas.

 Hasta que no se asuma por parte de toda la sociedad, de las empresas y de las administraciones, de los gobiernos de España y de Canarias, hasta por parte de los propios sindicatos de la importancia de diversificar nuestra economía al estilo de Corea, por ejemplo, con planes de inversión ambiciosos y creíbles, nuestras mejores cerebros se irán. Una pena. Esto solo lo cambian personas con liderazgo que ayuden a perfiles emprendedores con alto conocimiento para dar un vuelco a las cosas. Lo demás es palabrerío.

 Algunos solo hablan de cambiarlo todo para que las cosas sigan igual. De matrícula de honor, valga la ironía.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?