Doceavo es duodécimo pero duodécimo no es doceavo

Paradojas del lenguaje, aunque algunos ordinales se pueden usar como partitivos, los partitivos no se usan como ordinales

Paradojas del lenguaje, aunque algunos ordinales se pueden usar como partitivos, los partitivos no se usan como ordinales /

Hace unos días hablábamos del pecado capital de utilizar ‘doceavo’ u ‘onceavo’ como ordinal, es decir, en lugar de ‘duodécimo’/’décimo segundo’ o ‘décimo primero’/’undécimo’. Pero ahora nuestro profesor de Lengua, Alfredo Tarazaga, nos descubre que en realidad la relación no es recíproca. Esto significa que los partitivos sí se usan como ordinales, aunque no sea lo recomendado, en el caso del 11, el 12 y las decenas, es decir, si decimos una ‘duodécima parte’ o una ‘vigésima parte’, en lugar de ‘veinteava parte’.

Hablamos de los partitivos, cuya confusión con los ordinales viene de que la forma femenina del ordinal sí coincide con el partitivo en los números bajos, de 3 a 10: una tercera parte, una sexta parte, una décima parte. No así el 2, ya que el partitivo es, sencillamente, la mitad.

También hablamos de la doble categoría gramatical de los partitivos, ya que si van en femenino son adjetivos (‘una quinta parte’) o sustantivos si van en masculino (‘me corresponde un cuarto de la tarta’).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?