Cultura defiende la legalidad de los contratos de 1,3 millones de euros cuestionados por Podemos

La concejala Gloria Reguero pide a la comisión de Control que revise los dos contratos en la FMC y en el LAVA

"LLegamos a las instituciones prometiendo que íbamos a levantar las alfombras y lo estamos haciendo". Con esta premisa Gloria Reguero, concejala de Sí Se Puede, argumenta la petición realizada en la Comisión Especial de Seguimiento, Control y Vigilancia de las Contrataciones: que se revise un contrato por 1,3 millones de euros por presuntas "irregularidades". 

Se trata del contrato del Servicio de Asistencia para el Montaje de espectáculos y de Actividades para la Fundación Municipal de Cultura, separado en dos lotes: el primero, por una cuantía de 700.000 euros para espectáculos de la propia FMC y el segundo, 600.000 euros, para el desarrollo de actividades y espectáculos en el Laboratorio de las Artes de Valladolid (LAVA).

La concejala votó en contra de la adjudicación en la Comisión de Cultura, previa advertencia. Además, Gloria Reguero recuerda que se presentaron alegaciones por parte de dos de las empresas no adjudicatarias, que en su momento ya destacaron la existencia de anomalías:

 "Falta de documentación en el momento de apertura de plicas y los bailes de fechas;  bajas temerarias; fijar precios de taquilla sin considerar los gastos de personal fijados por el convenio colectivo; vulneración de la Ley de Protección de Datos por presentar los currículos con información personal; ausencia de las certificaciones de calidad de las que se habla en una de las ofertas,  y situación inapropiada  de un trabajador que figura vinculado a una de las empresas y a la FMC".

La concejala de Cultura, Ana Redondo, defendió en la Cadena SER el procedimiento "técnico" en las contrataciones, aunque admitió que pueden existir errores pequeños porque los expedientes son complejos. 

No es la primera vez que se produce un distanciamiento entre la marca Podemos en el Ayuntamiento de Valladolid y la concejala de Cultura, la socialista Ana Redondo. La mayor discrepancia se produjo por la reorganización del área y los cambios que afectaban a la SEMINCI, el Patio Herreriano, el Museo de la Ciencia o el Teatro Calderón. Sin embargo, aquella disensión derivó en un acuerdo tras la reunión mantenida el 17 de enero  entre Ana Redondo, Charo Chávez, Gloria Reguero, Rosalba Fonteríz y Pedro Herrero.  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?