Últimas noticias Hemeroteca

Multitudinaria despedida a Gabriel Cruz en la catedral de Almería

"Mi hijo está jugando con los peces y la bruja mala del cuento ha desaparecido", ha declarado Patricia Ramírez

Llegada del féretro del niño asesinado a la catedral de Almería. / ATLAS

La Catedral de La Encarnación de Almería se llenó para despedir a Gabriel Cruz en la misa funeral por el niño de ocho años cuyo cuerpo fue encontrado el domingo en el interior del maletero del vehículo que conducía Ana Julia Quezada, novia del padre del pequeño y detenida por su presunta implicación en el crimen.

"Mi hijo está jugando con los peces y la bruja mala del cuento ha desaparecido", declaró a los medios Patricia Ramírez tras la misa. Arropados por varios centenares de ciudadanos que quisieron dar el último adiós a Gabriel, pidieron intimidad en el entierro.

El padre, Ángel Cruz, dio las "gracias" a todas las personas que les apoyaron en estos duras "por llevarnos en volandas para busca a nuestro hijo".

Al oficio religioso asistió la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y fue acompañada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a quien se le vio visiblemente afectado. Zoido mantuvo en su mano la bufanda azul del pequeño la cual su madre, Patricia Ramírez, le regaló tras llevarla puesta desde que desapareció el 27 de febrero.

Soraya Sáenz de Santamaría y Juan Ignacio Zoido. / Carlos Barba (EFE)

El obispo de la Diócesis almeriense, monseñor Adolfo González Montes, ofició la misa que comenzó a las 10:30 horas de la mañana. Además más de 5.000 personas dieron este lunes su último adiós a Gabriel en la capilla ardiente instalada en el Patio de Luces de la Diputación Provincial.

El cortejo fúnebre con restos mortales del pequeño llegó después de que los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) practicasen la autopsia. La autopsia ha revelado que murió estrangulado el mismo día en que se perdió su rastro, el 27 de febrero, en la barriada de Las Hortichuelas, en Níjar. El informe preliminar apunta, asimismo, que el cuerpo tenía "golpes" y "restos de tierra".

El Obispado de Almería trasladó el domingo en un comunicado su "hondo dolor" por la muerte del Gabriel y subrayó que "las desapariciones y asesinatos que nos sobrecogen día a día" ponen de manifiesto "la enfermedad del corazón humano"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?