Calidad Pascual estrena su nueva planta de agua Bezoya

La embotelladora da trabajo a 120 personas, sin contar el empleo indirecto que genera

Juan VIcente Herrera preside la foto inaugural /

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha inaugurado hoy, junto al presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, la nueva fábrica de la compañía de Bezoya en el municipio segoviano de Ortigosa del Monte.

Esta nueva planta embotelladora supondrá un desembolso de 15 millones de euros, una vez finalizadas todas las inversiones, en una superficie construida de 15.000 m2; lo que aumentará la capacidad productiva de Bezoya en un 10%. Los principales ejes bajo los que se ha concebido la nueva fábrica son: calidad, sostenibilidad y respeto al medioambiente, con la máxima eficiencia energética.

La planta implica 120 empleos directos / Calidad Pascual

 

El empleo de Bezoya en la provincia de Segovia se eleva hasta los 120 puestos directos; a los que hay que añadir los empleos indirectos que generan las labores de almacenaje y de transporte de la producción. En este sentido se prevé un incremento del 15 % de la plantilla directa de esta planta y un 30% de los puestos indirectos, en los próximos años.

 

En la actualidad, la actividad de la cadena de valor de Bezoya genera en España 183,5 millones de euros y un impacto de 1.722 empleos directos, indirectos e inducidos.

Las ventas de agua embotellada en España crecieron en volumen un +4.9% en 2016 y en 2017 las ventas de agua mineral ya alcanzan un incremento +8.1% vs año anterior. Cada vez son más los hogares que consumen agua embotellada, alcanzando el 81% de la tasa de penetración en España. Según la consultora Mintel, la tendencia en este mercado continuará creciendo a un ritmo de un +9% a 2020.

 

Para satisfacer esta tendencia, la compañía ha instalado en su nueva planta de Ortigosa del Monte dos nuevas líneas de producción sustituyendo las antiguas por otras más modernas, eficientes medioambientalmente hablando, proyectándose dos más en futuro próximo. En estas nuevas instalaciones, Bezoya embotellará su agua mineral natural en formato PET de 1,5 L y de 5 L.

 

Durante el acto el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha recordado al fundador de la compañía arandina, Tomás Pascual Sanz, como “un paisano, un empresario de leyenda de quien tuve la suerte de aprender de su ingenio y capacidad de emprender”. Y ha agradecido a la familia Pascual su apuesta “por la tierra”.

 

Sobre la nueva planta Herrera ha señalado que “está llamada a ser un nuevo éxito de Calidad Pascual, uno de los buques insignias del sector agroalimentario de Castilla y León. Bezoya se ha convertido en una de las aguas más vendidas de España, superando el listón de los 100 millones de euros anuales de facturación. Se trata de una apuesta por la pureza y la calidad”.

 

El presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, ha indicado que “esta nueva fábrica se enmarca dentro de nuestro objetivo de ser líderes en hidratación saludable y nos permitirá asegurar el abastecimiento del mercado. Inauguramos una de las plantas más punteras ambiental e industrialmente. Es una opción de consumo e hidratación respetuosa con el medio ambiente. Bezoya ha experimentado un crecimiento constante y saneado en los últimos años y queremos seguir en esa línea”.

El acto también ha contado con Silvia Clemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León, Milagros Marcos, consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Francisco Javier Vázquez, presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Javier López-Escobar, delegado de la Junta de Castilla y León en Segovia, y Juan Carlos Cabrejas, alcalde de Ortigosa del Monte, entre otras autoridades.

 

 

UNA NUEVA PLANTA PARA UN FUTURO MÁS SOSTENIBLE

Siguiendo la estrategia de la compañía por incorporar consideraciones sociales y ambientales en la forma en que tomamos nuestras decisiones, la planta se ha edificado bajo el sello LEED, lo que garantiza que el diseño arquitectónico, las instalaciones y la obra siguen estrictos parámetros de sostenibilidad, de forma que se minimiza el impacto ambiental durante todo su ciclo de vida.

 

Este sello permite a la sociedad y a los trabajadores el compromiso ambiental, siendo un ejemplo de edificio de alta calidad ambiental. En este sentido, la nueva fábrica contará también con sistemas para monitorizar y reducir el consumo energético y de agua.

Bezoya es un agua de mineralización muy débil, cuenta con un muy bajo residuo seco (28 mg/l). El agua es captada de la Sierra de Guadarrama, ubicada en la provincia de Segovia. El único tratamiento que recibe el agua es su filtración para eliminar las partículas sólidas que pueda arrastrar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?