Fallas 2018

Polémica por el cambio de ubicación de las Fallas Bailén-Xàtiva y Ribera-Convento Santa Clara

Otras comisiones, como la de San Vicente Periodista Azzati, también ha tenido que modificar su emplazamiento habitual por primera vez en 100 años y trasladar la falla a la esquina de la avenida del Oeste con la calle Padilla

Los presidentes de las comisiones Bailén-Xàtiva y Ribera-Convento Santa Clara han asegurado en la SER que nadie del Ayuntamiento se ha puesto en contacto con ellos para cerrar el operativo de la cremà de sus fallas. Y es que este año, por el refuerzo de la seguridad del entorno de la plaza del Ayuntamiento a la hora de la mascletà, sus monumentos falleros están más cerca entre sí porque ha habido que vaciar de obstáculos la avenida Marqués de Sotelo, donde tradicionalmente planta una de ellas.

De hecho, la falla de Ribera-Convento Santa Clara ha sido desplazada a la esquina del Luis Vives a escasos metros de la falla Bailén-Xàtiva. El presidente de esta última, Leovigildo Patón, se lamentaba en el programa SER Falleros que la coincidencia de la cremà de ambas fallas puede llegar a ser peligrosa dada su proximidad:

Hay que tener en cuenta que una de esas dos fallas es de sección Primera A y que tiene mucho volumen. De hecho, el remate queda muy próximo a los árboles del jardín que rodea el instituto Lluís Vives. Es más, según el presidente de la comisión, Marcos Chico, el artista ya les ha dicho que no cabe la falla que ha creado. También anunciaba en SER Falleros que el año que viene no podrán instalar su zona de actividades en la acera del instituto porque la EMT tiene previsto instalar allí un intercambiador de líneas:

Estas dos fallas no son las únicas afectadas; la comisión San Vicente Periodista Azzati, que ha tenido que modificar su emplazamiento habitual por primera vez en 100 años y trasladar la falla a la esquina de la avenida del Oeste con la calle Padilla, donde apenas tienen zona de actividades.

Radio Valencia

Su presidente, José Luis Cuenca, lamentaba amargamente que fue en diciembre cuando les dijeron que tenían que mover la falla y que se barajaran varias ubicaciones antes de decidirse el emplazamiento definitivo. Una ubicación que ha dejado la falla muy cerca de las fachadas, con el consiguiente malestar de los vecinos, según desvelaba en SER Falleros:

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?