Álvaro Pérez: “No ganar será un problema para Deportivo y Las Palmas”

El ex entrenador de los amarillos ve un encuentro “difícil” puesto que “con lo que se juega cada equipo tienen que ganar sí o sí para seguir teniendo opciones” de salvación.

Las Palmas de Gran Canaria

Álvaro Pérez, el que fuera entrenador de la Unión Deportiva años atrás, explicó en Cadena Ser Las Palmas que el partido que este sábado enfrentará al Deportivo de La Coruña y Las Palmas es Riazor es “difícil” para ambos conjuntos puesto que “con lo que se juega cada equipo tienen que ganar sí o sí para seguir teniendo opciones” de salvación.

“No ganar será un problema”, continuó, porque “son más que tres puntos” puesto que el que el que pierda “puede casi despedirse de la categoría” más aún “si el Levante le gana al Eibar”. Cree que los isleños “no se tienen ni que preocupar del gol average particular con los gallegos porque es difícil para Las Palmas poder superar el 1-3 del Gran Canaria. Hay que pensar en, por lo menos, ganar, como mínimo, y para poder lograrlo hay que intentar no ir perdiendo en partido porque el que esté con la soga al cuello la confianza se le debilitará al no ser lo mejor que tienen ninguno de los dos equipos ahora mismo”.

A su entender, el juego del Deportivo de La Coruña “tiene todas las características de equipo que va a descender; juega bien, llega con más o menos claridad, pero no mete un gol, encima le llegan fácil y le hacen gol con mucha facilidad. Lo tiene muy mal. Las Palmas tuvo un momento que hacia algo más que solo fuera defender, pero la verdad es que las cosas no están bien ahora. Si encima le cuesta rematar muchas veces uno piensa que poder salvarse está complicado. Solo se podría lograr si se consigue volver a la solidez en defensa de semanas atrás”, recalcó.

Y lo afirma porque a su entender “defensivamente hubo momentos que se trabajó bastante bien. Sin contar el partido ante el Barcelona, porque ellos vinieron mirándonos por encima del hombro y cuando quisieron reaccionar no pudieron y Las Palmas jugó el típico partido que se hace ante un equipo superior, parecía que en defensa se hacían las cosas bien acumulando mucha gente atrás, pero había que dar un paso adelante y pareció funcionar, en parte, ante el Celta, pero contra el Villarreal fue una locura de planteamiento tras el descanso porque se dejaron muchos huecos y el rival no nos goleó de milagro”, lamentó.

Para él un equipo se hace “desde un sistema de juego y después se introducen una serie de retoques personales del entrenador. Hay que trabajarlo, moldearlo y no solo mejorarlo, sino que casi roce la perfección. Lo que no entendí es que ante el Villarreal cambiara su idea y tras el descanso lo volviera a modificar porque lo que estaba viendo no tenía por donde cogerlo. Pero esa modificación, dándole entrada a dos jugadores por ver que las cosas no salían bien, se vio que no fue bueno porque se encuentra con la desconfianza que se le genera a los jugadores y a todo el entorno del equipo”, razonó.

Cuestionado por la calidad entre la plantilla grancanaria del inicio de temporada y la actual no tiene dudas: “Me quedo con lo del verano porque era más equipo que la plantilla que ha venido después de navidades donde dos jugadores no se les va ni a conocer”, deslizó.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?