Vivienda nueva: industrializarse o morir

Las más de 80.000 viviendas nuevas a nivel nacional de 2017 están por debajo de las que se promovían en los años 50

Industrializarse o morir. Es la fotografía realista que ofrece el presidente de Confederación de Empresarios de la Construcción en Aragón. Asegura Juan Carlos Bandrés, que es imprescindible innovar para mantener la actividad porque la euforia actual es un espejismo. España y nuestra región siguen en las cifras más bajas del último medio siglo, porque las más de 80.000 viviendas nuevas a nivel nacional de 2017 están por debajo de las que se promovían en los años 50. 

La semana en la que ha salido adelante el Plan Estatal de vivienda, que dotará de 54 millones a Aragón cuando se firme, para el presidente del sector en Aragón, Juan Carlos Bandrés, es más un gesto político en línea con las políticas europeas, que relativizan la importancia de la compra con respecto al alquiler. Considera que "es mas un revulsivo para que la actividad no cese que para un incremento de actividad". En este sentido, "no soy muy optimista de que esto signifique un cambio sustancial sobre la situación actual y más es un mensaje político".  

Siempre es positivo, dice, que haya buenos datos estadísticos. Mensualmente los datos de actividad y de empleo siguen creciendo en porcentajes muy amplios, que, sin embargo, esconden una realidad que sigue siendo histórica. No es oro todo lo que reluce. Detalla que "el sector tiene unos niveles de actividad que en los últimos 50 - 60 años no se han dado" y "es el momento en el que menos actividad, menos transacciones  y menos volumen de trabajo". De hecho, "siempre se han hecho más viviendas de las que se están ejecutando actualmente". 

Las condiciones de financiación y los aumentos de costes, unido a una reducción obligada de los márgenes de beneficios obligan a buscar soluciones con tiempo, o, como dice Juan Carlos Bandrés, habrá consecuencias.  

El sector debe buscar la solución en la innovación, en reinventarse ante un cliente que debe considerar la calidad de la vivienda por encima incluso de la zona donde se ubique. Por eso, es crucial una reflexión para profesionalizar y evolucionar en el modelo de negocio.  El cliente "ha cambiado" y el sector "debe preguntarse por qué cerca del 85 - 90 % de la gente que compra una vivienda opta por una vivienda ya construida". Bandrés considera que "llevamos un retraso histórico" en conceptos como "la innovación y la industrialización" en las propias empresas. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?