El percance de La Lanzada empaña una jornada llena de estampas cofrades

La ruptura del sistema de sujeción del Cristo de la Lanzada al paso impide a la hermandad seguir con la estación de penitencia. El resto de las cofradías deslumbran en la calle por su cortejo y la elegancia de sus pasos

El Cristo de la Lanzada en la nave lateral de la Catedral tras suspenderse la estación de penitencia /

El Martes Santo se inició en condiciones inmejorables: buenos pronósticos meteorológicos, temperatura agradable y las cuatro cofradías en la calle. Los cortejos estuvieron marcados, en líneas generales, por la afluencia de participación, el andar de los pasos y la calidad de las formaciones musicales - y también de repetorio - que acompañaron a las diferentes imágenes titulares.

El percance de la hermandad de La Lanzada, con la ruptura del sistema de sujeción del Cristo al paso, obligó a la cofradía en primer lugar a detener a la hermandad en el interior de la Catedral. Con el paso del Señor situado en una de las naves y comprobar el motivo del cimbreo de la imagen desde final de la calle Alhóndiga, ha propiciado que la junta de gobierno decidiera suspender la estación de penitencia. Tras esto, ambos pasos fueron trasladados hasta la girola de la Catedral; a la espera de conocer cuándo y de qué forma tendrá lugar el regreso de la cofradía hasta su  sede canónica.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?