¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La política agraria europea

Se abre el telón de las negociaciones sobre la política agraria europea de 2021.El escenario es tan restrictivo que, si no aumentan las aportaciones de los Estados miembros, cosa poco probable, dará lugar a una reducción del presupuesto dedicado a la financiación de esta política tan importante para Andalucía. Es indudable el efecto del Brexit en el presupuesto europeo, dado que el Reino Unido es contribuyente neto a las arcas de la Unión. También influirán las nuevas prioridades que hoy se plantea la UE, y que están relacionadas con la sanidad de los alimentos, el consumo de agua, el bienestar de los animales,… Pero también con los compromisos adquiridos por la Unión Europea tras la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, y que incluyen, entre otros objetivos, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero o el cambio del modelo de consumo energético. A todo ello habría que añadir las prioridades en defensa, control de fronteras, seguridad, acogida a refugiados o grandes infraestructuras. Todo ellas son prioridades que, sin duda, absorberán una parte considerable del gasto europeo, y que afectarán al presupuesto agrícola. La cuestión es, por tanto, cómo distribuir los recortes dentro de la PAC, si cargándolos sobre el primer pilar (es decir sobre los pagos directos que reciben los agricultores) o recortando los recursos destinados al segundo pilar (es decir a las acciones de desarrollo rural). Será una negociación compleja a tres bandas (Comisión, Consejo y Paramento Europeos), que deberá cerrarse antes de que acabe la actual legislatura europea y la celebración de elecciones al Parlamento en junio de 2019. ¿Habrá tiempo? Veremos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?