El Breogán asciende a la Liga ACB

El conjunto lucense se ha impuesto al Sammic y recupera así la categoría que perdió en Valladolid en 2006

La plantilla del Cafés Candelas Breogán celebrando la Copa Princesa /

Han tenido que pasar 11 años, 10 meses y 27 díasEl Cafés Candelas CB Breogán regresa a la Liga ACB. El destino dictó que tenía que ser en Lugo. Ante un Pazo volcado como nunca. Ante una ciudad entregada. El conjunto lucense ha vencido al Sammic y gana así matemáticamente la liga LEB Oro en la temporada 2017-2018, lo que le permite ascender directamente a la segunda mejor liga de baloncesto del mundo, la añorada ACB.

Da igual la crónica de un partido ante el Sammic que había que ganar por lo civil o por lo criminal. Fue el último día en el infierno de un club que ha pasado en estos 12 últimos años por vicisitudes que a cualquier otro lo llevarían al ocaso. Al desastre.

Hubo quien abandonó el barco, hubo quien gobernó el club como con la dejadez propia de una herencia recibida de rebote como premio menor. Hubo minutos en una asamblea en el verano de 2016 en la que el enfermo estuvo en la UCI con las constantes vitales perdidas por momentos. Incluso nuestro Lisardo Gómez, quien revivió la llama del breoganismo, lo acabó pagando muy caro con una dura enfermedad que le apartó de su pasión.

Por esta travesía de 12 años hubo goteras que dejaban el Pazo inservible. Hubo lonas blancas que escondían fondos para tapar vergüenzas. Hubo jugadores entrenando con guantes por el tremendo frío. Hubo viajes en solitario de profesionales cruzando España. Pero lo más grande es que hubo quien nunca se dio por vencido.

Decía esa marea celeste que había quien nos quería muertos, pero estamos aquí. Hemos resucitado. Volvemos, y no pediremos permiso para volver a profanar templos. Aquí regresamos, para poner de nuevo en el mapa un punto que faltaba en esta liga: Lugo. 

No somos los más ricos, ni quien sabe si los mejores, aunque a nosotros nos lo parezca. Habrá momentos en los que no podremos competir. Pero lo que nadie nos podrá robar es la pasión, el corazón, el latir celeste de nuestra sangre. El infierno queda atrás. Soñemos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?